•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los mayordomos de las diferentes cofradías penitenciales de Cáceres han acordado solicitar una reunión "urgente" con la alcaldesa de la ciudad, Carmen Heras, para poder expresarle las dificultades económicas por las que atraviesan las cofradías encargadas de organizar la Semana Santa cacereña, declarada de Interés Turístico Nacional, que no han cobrado la subvención municipal del año pasado.

   Un hecho, que las cofradías consideran "una falta de atención y de cumplimiento" por parte del ayuntamiento.

   Según explicó a Europa Press el presidente de la Unión de Cofradías Penitenciales de Cáceres, Juan Narciso García-Plata, en el año 2008, con doce cofradías penitenciales, se recibieron 36.000 euros de subvención municipal para gastos de organización de la Semana Santa y 6.600 euros para financiar parte de la edición de la Guía Oficial.

   En el año 2009, con trece cofradías penitenciales, se aprueba en el presupuesto municipal una partida de 27.000 euros para gastos de organización y 6.600 euros para la Guía Oficial. "Ante esta situación la Alcaldía se comprometió a compensar a la Unión por la vía que se estime procedente para que las cuantías del 2009 fuesen las mismas que en 2008", aseguró García-Plata.

   A día de hoy, "no se ha cobrado nada de los importes correspondientes a 2009 y no se ha cumplido el compromiso de la alcaldesa de compensar la bajada en la cuantía de la subvención". Por ello antes de que finalizara 2009 se mantuvo una reunión con la concejala de Cultura "para demandar una solución" y el 27 de diciembre, la coordinadora general del Consorcio Cáceres 2016, se puso en contacto con la Unión para ver "cómo se puede articular una posible colaboración entre la Unión y el Consorcio", indicó.

   García-Plata señaló que se ha presentado un proyecto de actividades de divulgación, difusión y promoción de la Semana Santa al Consorcio Cáceres 2016 que asciende a 40.000 euros pero "todavía no se han recibido noticias de cuál va a ser la disposición para la firma del convenio".

INFRAESTRUCTURAS

   Al problema de la falta de medios económicos se unen las obras que se están desarrollando en la ciudad y que podrían obligar a la modificación de los itinerarios de las procesiones, algo que debe quedar reflejado en la Guía Oficial para que tanto los cofrades como el público en general conozca con antelación por dónde discurrirán los desfiles procesionales.

   "Las distintas publicaciones que contienen la información del recorrido por el que discurren los desfiles procesionales deben estar ultimadas con urgencia, en especial la Guía Oficial, y las cofradías deben tener previsión de los posibles cambios en los recorridos habituales para establecer las medidas de organización necesarias", aseguró el presidente.

   "La incertidumbre que supone no saber los plazos de ejecución de obras como la plaza del Duque, la Plaza de la Soledad y Santa Clara, subida de Fuente Concejo a San Marquino o la reforma de la Plaza Mayor, inquieta de forma especial a las cofradías y de forma particular a la Unión por el hecho de celebrarse en 2010 el Santo Entierro Magno, el cual de forma tradicional ha pasado por la Plaza Mayor y ésta ha sido el lugar de máximo esplendor de este desfile", añade.

ACTITUD DE LAS COFRADÍAS

   En el debate surgido entre los distintos mayordomos en las últimas reuniones celebradas en el seno de la Unión de Cofradías, "la postura acordada ha sido dejar muy claro que las cofradías de Cáceres seguirán celebrando su principal función como instituciones religiosas que son, que es dar culto público y realizar la catequesis en la calle que suponen los desfiles procesionales, para ello contamos con los medios de financiación de los propios hermanos y entidades de ámbito privado que colaboran de forma habitual", explicó García-Plata.

   "Por tanto los desfiles se realizarán, eso sí con los medios que contemos y si es necesario se reducirán gastos como los correspondientes a las bandas de música, adornos florales, restauraciones y candelería o se reducirán actos de promoción y ámbito cultural que supongan un desembolso especial para las cofradías", dijo.

   Ante esta situación, la Unión de Cofradías entiende que "el perjuicio es para el ciudadano de Cáceres, el visitante y el sector hostelero, que verá cómo el nivel obtenido por la Semana Santa declarada fiesta de Interés Turístico Nacional puede bajar el nivel de promoción, divulgación y difusión", manifestó el presidente de la Unión de Cofradías, que añadió que "el sentido espiritual y religioso en nada se verá afectado, mientras sí puede sufrir una merma el fenómeno cultural, social y turístico que la Semana Santa supone".


Galería de imágenes