•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ayer tuvo lugar otro capítulo más de la polémica que enfrenta al sindicato UGT con el equipo de Gobierno municipal de Moraleja en relación a la subida de sueldo de tres trabajadores del ayuntamiento. En esta ocasión, hubo una manifestación en la plaza del consistorio convocada por FSP-UGT a la que asistió una minoría de empleados municipales -entre un 15 y un 20%-. De los 112 trabajadores que forman la plantilla municipal, se concentraron alrededor de una veintena de personas.

Según explicó el representante de UGT en el Ayuntamiento de Moraleja, Pedro Domínguez Mateos, el motivo de la protesta es la reivindicación de "la negociación de subidas salariales a todos los trabajadores, y no sólo a tres personas".

El sindicato también manifestó que "no están de acuerdo con las formas, ya que esta subida de complementos de destino debería haberse debatido en la mesa de negociación". Por su parte, la alcaldesa del municipio, Concepción González, valoró la manifestación como "un acto al que no acudió una parte representativa de los empleados del consistorio". Además afirmó que dicha negociación está prevista que "se lleve a cabo en el momento en el que el juez se pronuncie" en relación al recurso contencioso administrativo que presentó UGT el pasado mes de noviembre.