•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los alumnos del segundo curso del ciclo formativo de Industria Alimentaria de grado superior que se imparte en el Santiago Apóstol están llevando a cabo un estudio para alargar la vida de los productos cárnicos gracias a la introducción en estas carnes de plantas autóctonas de la región.

La primera fase del proceso ya la han realizado y a lo largo de este curso llevarán a cabo el resto. Según explicó ayer el profesor y tutor de esta investigación, Víctor Tovar, añadieron cuatro plantas –lavanda, tomillo, salvia y romero– a la carne picada de cerdo para comprobar la actividad antibacteriana que producen con el objetivo de potenciar y alargar su conservación. Después, comenzó el proceso de destilación "en el que se extrajo el aceite esencial y se usó la planta en fresco tras una maceración, por lo que se comprobó la actividad antimicrobiana que tiene".

Ahora, deben realizar la segunda parte de la investigación, que consiste "en determinar las concentraciones exactas que deben poner para su uso y hacer un análisis sensorial de los distintos productos cárnicos para ver qué aceptación tiene por parte del consumidor".

Anuncios
Anuncios

Tovar señaló que este estudio además de alargar la conservación de la carne también sirve para aumentar la gama de productos con sabores diferentes y para potenciar el uso de plantas autóctonas de la región. Esta aplicación serviría, no solo para la carne picada de cerdo, sino también para otro tipo de carnes e incluso para los embutidos.

El profesor estima que una vez acabado el estudio completo podría llegar al mercado sin dificultad, lo único que alguna empresa se tendría que hacer cargo e incluso, dijo, el instituto podría aplicarlo en pequeñas cantidades.

Este estudio lo explicaron ayer los alumnos de este ciclo en unas jornadas sobre investigación y desarrollo que se celebraron en el centro con motivo de la Semana de la Ciencia. En ella también participaron estudiantes de los institutos Francisco de Orellana, de Trujillo, y Meléndez Valdés, de Villafranca de los Barros, que también dieron a conocer las investigaciones que llevan a cabo en sus respectivos centros. Además, los alumnos acudieron a las conferencias de profesores como Ricardo Damián Basco sobre Las investigaciones que puede hacer un alumno de secundaria? . También visitaron el centro, los diferentes ciclos formativos de grado medio que se imparten y una exposición que hay a la entrada del mismo donde están expuestos algunos de los proyectos de investigación que han realizado sus compañeros, entre los que se encuentran los procesos sobre un estudio de la actividad antioxidante con extractos de jara en las grasas o los inventos del departamento de Tecnología, como una moto o el scalextric que funcionan con placas solares.

Para Tovar, todas estas investigaciones resultan curiosas, ya que "en el caso de los ciclos superiores, los alumnos que acuden sos escasos, de unos 18 años, pero tienen mucho interés por la investigación y se implican mucho". Este es uno de los objetivos principales que se persiguen con este tipo de estudios. "Es importante despertar entre los estudiantes el interés por la investigación, que lo pueden hacer perfectamente", añadió.


Galería de imágenes