•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La deuda contabilizada del ayuntamiento es superior a los 54 millones de euros, de los que 34 son débitos que derivan de previsiones presupuestarias, mientras que otros 20 son de operaciones de gastos no planificados inicialmente en las cuentas municipales y que están pendientes de su aplicación al presupuesto. Los 34 millones aparecen en la liquidación de los presupuestos del pasado año, que la comisión especial de Cuentas votó ayer a favor.

A esos 54 millones, que es una cifra calculada a fecha del pasado 31 de diciembre, hay que añadir los débitos producidos en el 2008 y otros conceptos como las revisiones de los contratos de servicios en concesión, como el agua o la basura, cantidades que ayer no se pusieron sobre la mesa de la comisión.

Anuncios

La deuda presupuestaria (las obligaciones pendientes de pago) son del ejercicio 2007 (15,3 millones), de los años anteriores (8,9 millones) y de otras operaciones, como créditos a corto plazo y otros conceptos (11,2 millones). La suma total es de 34,6 millones, que están reflejados en el cuadro del cálculo del remanente de tesorería (liquidez) al cierre del año 2007.

Anuncios

Los otros veinte millones no aparecen en la liquidación ni se utilizan para calcular el remanente al no entrar dentro de la contabilidad presupuestaria. Son operaciones que están pendientes de que se apliquen al presupuesto. Sin embargo, sí es una cantidad que se valora en el cálculo sobre el cumplimiento del objetivo de estabilidad presupuestaria. Estas operaciones suman 20.086.403 euros y son del 2007 y de años anteriores.

Todos los datos de la liquidación son a fecha de 31 de diciembre del pasado año. No se dictaminó hasta ayer, bastante fuera de plazo, al faltar parte de la información sobre los ingresos pendientes de cobro.

El ayuntamiento reconoció durante el 2007 derechos –ingresos– por importe de casi 73 millones de euros y asumió obligaciones –gastos– por valor de 68,6, que con las desviaciones de financiación que hubo en el ejercicio por valor de casi 1,5 millones da un resultado presupuestario de 5,7 millones. Tanto los derechos como las obligaciones están por debajo de las previsiones iniciales del presupuesto del 2007, que preveía unos ingresos de 82,7 millones de euros y gastos por un importe de 81,1 millones.

Además del resultado presupuestario, el otro dato destacado que figura en la liquidación es el remanente de tesorería para gastos generales, que es la liquidez del consistorio. A la finalización del 2007, ese remanente ascendía a 381.000 euros, un dato positivo después de 3 ejercicios cerrados en negativo.

Ese saldo de liquidez es favorable solo si no se restan los 4,7 millones de euros que el consistorio tiene pendiente de recaudar y que son de dudoso cobro. Si esa cifra se valora, el resultado de liquidez al cierre del pasado ejercicio daría un saldo negativo de 4,4 millones.

Hasta ahora para calcular el remanente de tesorería para gastos generales (liquidez) se han venido restando las cantidades que son de dudoso cobro de los ingresos (tasas, impuestos y otros) pendientes de recaudar. El actual equipo de gobierno estima que esas cantidades hay que mantenerlas entre las previsiones de ingresos. Aunque esas magnitudes de dudoso cobro no se hubiesen restado del remanente general de los dos últimos años (2005 y 2006), el resultado seguiría siendo negativo. No pasa lo mismo en el 2004, que fue el primer ejercicio que se cerró con déficit en el remanente y que hubiese sido positivo en más de 600.000 euros.

El hecho de cerrar el 2007 con remanente positivo permitirá al ayuntamiento que por primera vez en tres años se pueda aprobar un presupuesto, el del 2009, con equilibrio (mismos ingresos que gastos). No pasó lo mismo en los presupuestos del 2006, 2007 y 2008, que hubo que sacarlos con más ingresos que gastos para salvar el remanente negativo de ejercicios anteriores (2004, 2005 y 2006).

¿Por qué se cierra el ejercicio con liquidez cuando la deuda es tan elevada? Para calcular el remanente solo se tiene en cuenta la deuda presupuestaria (34,6 millones), pero también lo que adeudan al ayuntamiento (39,5 millones, de los que 4,7 son de dudoso cobro) y los fondos líquidos de tesorería (11,8), lo que da un saldo positivo de 16,6 millones, aunque 16,3 ya están comprometidos para gastos concretos, por lo que solamente hay 381.000 para gastos generales.

La liquidación del 2007 se hace con criterios de contabilidad presupuestaria. Pero además de esta cuenta, hay otro análisis de la situación económica del ayuntamiento referido a si se cumple el objetivo de estabilidad presupuestaria, para cuya cuantificación se necesita otro modelo de contabilidad, lo que obliga a introducir otros parámetros (como las amortizaciones de inmovilizado, las provisiones de la deuda de dudoso cobro, las operaciones pendientes de su aplicación para atender a acreedores del ayuntamiento…) y además ajustar la contabilidad presupuestaria a la nacional. Es la primera vez que se hace este informe, que determina que el ayuntamiento no cumple ese objetivo y que la necesidad de financiación que se requiere es de 7,6 millones.


Galería de imágenes