•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Centro Hermano podría quedarse de manera definitiva en la antigua escuela de ITI si el alcalde de Badajoz, Miguel Celdrán, y el rector de la Universidad de Extremadura (Uex), Francisco Duque, concretan un acuerdo para que Cáritas ocupe estas instalaciones y, a cambio, la universidad pudiera disponer en el futuro de los terrenos que inicialmente estaba previsto ceder a la oenegé detrás de la Academia de Seguridad Pública.

Cáritas realizó esta propuesta a Celdrán y éste a su vez se la trasladó a Duque. Ambos, según dijo ayer el director del Centro Hermano, Pedro Herrera, habían asumido la propuesta de buen grado y "ahora estamos a la espera de que se materialice un acuerdo real y no de palabra", añadió. Con el objetivo de dar pasos en firme sobre esta propuesta, el director de Cáritas, José María Vega, mantendrá una reunión la próxima semana con el alcalde. Este diario contactó con el ayuntamiento para conocer en qué momento se encuentran las conversaciones sobre este asunto con la Uex, pero no obtuvo respuesta.

Anuncios

Herrera recordó que Celdrán ya se planteó hace unos años la posibilidad de que el Centro Hermano se quedase definitivamente en este edificio de la universidad, pero que entonces estaba previsto que pasase por allí un ramal, lo que hacía el proyecto inviable. Finalmente esa carretera se desplazará y ya no existirían problemas para que el inmueble se mantenga donde está.

Anuncios

Cáritas lleva cuatro años realizando gestiones para conseguir una ubicación definitiva para el centro de transeúntes. Ahora confía en que el ayuntamiento y la Uex alcancen un acuerdo cuanto antes para que el emplazamiento actual sea el definitivo porque se trata de una barriada en la que "nos hemos sentido acogidos y estamos a gusto", señaló Teresa Castellano, coordinadora del Centro Hermano. Añadió que el lugar reúne las condiciones necesarias para este tipo de instalaciones, pues dispone de terreno suficiente para tener un patio y está cerca de los distintos servicios (centros de salud, entidades bancarias…).

Si el edificio actual es la ubicación definitiva del Centro Hermano, habrá que hacer mejoras. Pedro Herrera indicó en este sentido que pretenden ampliar las estancias y modernizar las zonas comunes, como la cocina. "Las instalaciones son sencillas y con carencias", reconoció.

El centro dispone actualmente de 28 plazas, pero al contrario que en el antiguo de Renfe, ninguna de ellas es individual, sino que las comparten dos, tres y algunas hasta cuatro personas. Sin más recursos económicos y humanos, los reponsables del Centro Hermano no se plantean ampliar la capacidad porque ello iría en detrimento de la atención que se presta a los acogidos.


Galería de imágenes