•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Una menor tuvo que ser atendida a última hora del sábado en el centro de salud de urgencias de La Data de los golpes que le dieron en distintas partes del cuerpo varios de sus vecinos de la calle Dolores Ibarruri. Todo empezó cuando la niña paseaba a su perro, pasadas las ocho de la tarde, y un vecino le tiró una piedra al animal. Como le recriminó, éste y varios más empezaron a agredirla, según contaron a la policía, cuya sirena llevó al grupo a dispersarse.

Calculan que eran más de veinte personas que también agredieron a la madre cuando bajó a la calle, avisada por otros vecinos, de que la niña estaba en apuros. De manera que también tuvo que ser trasladada al centro de salud. Residentes en la zona mostraron su preocupación porque aseguran que no es el único altercado que sufren, aunque al afectar a una niña se han disparado los temores. "Aquí vivimos con miedo por culpa de unos cuantos vecinos que viven como les da la gana" indicó una vecina, visiblemente asustada.

Los conflictos de convivencia no son nuevos en torno a las viviendas sociales de la Junta y recientemente incluso un policía local fue agredido por algunos vecinos que se interpusieron en su camino cuando perseguía a un motorista que conducía temerariamente. Le arrojaron hasta sillas para hacerle caer y desaparecieron nada más oír la sirena de los refuerzos.