La asociación conservacionista Lobo Cerval ha puesto en marcha un verano más la campaña de concienciación sobre el lince ibérico. La iniciativa comenzó en el año 1990 y desde entonces se ha venido ejecutando siempre durante el mes de agosto "aprovechando la visita de numerosos visitantes y emigrantes a nuestros pueblos", indicó Carlos Pino, responsable del colectivo.

El programa se desarrolla a través de cartelería y pegatinas y la campaña de este mes de agosto está dirigida especialmente a los campesinos y agricultores con el propósito de que asuman unas técnicas en su labor diaria más respetuosa con el medio ambiente. Pino indicó que de esta manera se pretende mantener el medio ambiente y el entorno en unas condiciones óptimas para el desarrollo y mantenimiento de las especies, pero especialmente de cara a la integración de los linces que puedan nacer en el futuro centro de cría en cautividad que se pondrá en marcha en Granadilla.

Pino animó a los agricultores a recuperar las antiguas técnicas productivas y evitar el uso de elementos químicos.

Anuncios
Anuncios