Unos 1.700 parados más son los que se han registrado en Extremadura entre el 9 y el 16 de junio, días en los que se ha desarrollado el paro de transportistas. De esos 1.700 nuevos parados un gran porcentaje pertenece a la construcción, según datos facilitados por la vicepresidenta Primera de la Junta, Dolores Pallero, en el Pleno de la Asamblea.

A una pregunta del PP sobre el impacto del paro de transportistas en la región, Pallero asegura que en Extremadura no hay ningún expediente de regulación de empleo presentado y señala que hasta el momento el Gobierno regional no dispone de suficientes datos sobre la repercusión en la región del paro de transportistas, informa El Periódico Extremadura. 

Señala del mismo modo que habrá que esperar hasta principios de julio para conocer los datos de paro del mes de junio, aunque sí avanza que "los únicos datos que se conoce hasta el momento" es que entre el 9 y el 16 de junio "se registraron 1.700 parados más inscritos, la mayor parte de ellos relacionados con el sector de la construcción".

Anuncios
Anuncios

Por su parte, el diputado del Grupo Parlamentario Popular Juan Parejo, asegura que este año ha sido "pésimo para el empleo" y a la Junta se le está "descontrolando la situación", ya que "parece que no les preocupa" esta situación, en la que las familias y las empresas "están literalmente asfixiados".

Sistema de financiación de los ayuntamientos

Por otro lado, el consejero de Agricultura y Desarrollo Rural, Juan María Vázquez, llama a la unidad entre los grandes partidos políticos, con el objetivo de articular un nuevo sistema de financiación que dé respuesta a las carencias que en la actualidad tienen los ayuntamientos.

En respuesta a una pregunta del PP, Vázquez, reconoce las "deficiencias" del actual sistema de financiación local y añade que "la financiación local es compleja, y exige un pacto de Estado para resolverla".

Vázquez destaca la necesidad de que cuando se transfieran servicios a los ayuntamientos, vayan acompañados de "la dotación presupuestaria necesarias", de tal forma que "no supongan nuevos déficits para los ayuntamientos".

Aunque para todo ello, el consejero asegura que debe realizarse "una puesta a cero del contador", ya que "hasta que no se consiga ese pacto estatal donde se decida pagar esos posibles servicios impropios que prestan los municipios y que están de alguna forma cuantificándose".