•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los padres de los alumnos que viajaban en el autobús escolar que el lunes chocó contra una furgoneta en las proximidades de la localidad cacereña de Alcuéscar han reclamado al centro educativo donde estudian sus hijos y a la Consejería de Educación, medidas de seguridad que garanticen la integridad física de sus hijos durante los traslados.

En opinión de José Manuel Sánchez, presidente de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos del Instituto de Educación Secundaria Santa Lucía del Trampal, algunas de las medidas a tomar deberían ser "instalar cinturones de seguridad en los asientos y sustituir los respaldos rotos que hay en el autobús".

Los padres han pedido estas medidas tras saber, según informa El Periódico Extremadura, que algunos de sus hijos apuntan a la conducción temeraria del conductor como la posible causa del accidente. Sánchez sostiene que "el conductor dijo ayer a los chicos que se agarrasen porque tenían que estar a las 8.30 horas en Montánchez".

En el accidente resultó herido con traumatismo torácico el conductor de la furgoneta, que permanece ingresado en el Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres. Algunos escolares presentan heridas en brazos y piernas y otros se quejan de dolores en la espalda. También están "afectados moralmente", según han declarado los padres.


Galería de imágenes