•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La segunda fase del proyecto de rehabilitación de las Casas Mudéjares ha descubierto en las traseras de este inmueble, que da a la calle Encarnación, un jardín de una casa andalusí de la segunda mitad del siglo XII. Las excavaciones arqueológicas comenzaron hace una semana y hasta ahora han sacado a la luz restos de pinturas decorativas en parte de los muros y una fuente.

En la primera fase del proyecto, que dirige el arquitecto Angel Gamero, ya aparecieron restos de este jardín, construido en una cota inferior a la casa, y un aljibe. El ayuntamiento adquirió entonces dos viviendas colindantes para poder ampliar las excavaciones. El arqueólogo encargado, Fernando Valdés, explicó que las pinturas encontradas, de color rojo, son similares a las que se hallaron en el jardín del palacio de los Aftasíes e Ibn Marwan, cuyos restos están en la Biblioteca de Extremadura. "En este caso son menos vistosas y de menor calidad, aunque tienen buena mano", apuntó.

Junto a estas pinturas, que decoran el frontal de pequeños arriates para el riego, también ha aparecido una fuente de forma lobulada y con dibujos de círculos y ángulos rectos intercalados. En el fondo de la fuente se ha encontrado el tubo de hierro por el que entraba el agua.

TAMAÑO INUSUAL "Me sorprende que el jardín sea tan grande. Hay muchas casas excavadas en ciudades que fueron andalusís en España, pero en general, salvo cuando hablamos de casas oficiales o de barrios construidos en las afueras, son viviendas pequeñas. ésta, teniendo el cuenta el tamaño del jardín, debía ser grande y pertenecer a una familia importante", destacó Valdés.

Las nuevas excavaciones también han determinado que en el jardín árabe había macetas o pequeñas plantas aromáticas, y, teniendo en cuenta a la profundidad a la que ha salido la roca natural al excavar, no cabe la posibilidad de que creciesen árboles.

El arqueólogo señaló también que el interés de los restos hallados es que están "bien fechados", lo que permite obtener información de cómo era y se distribuía el casco urbano árabe. " Con las excavaciones que se van haciendo en distintos lugares poco a poco vamos teniendo datos que, aunque no siempre son muy amplios porque los solares son pequeños, juntando las evidencias como en un rompecabezas podremos tener una idea aproximada de cómo era el trazado de Badajoz en la época medieval, del que sabemos prácticamente nada", explicó este experto.

Por su parte, Angel Gamero indicó que, una vez terminadas las excavaciones, el patio se reconstruirá y se integrará a las Casas Mudéjares para que pueda visitarse como "una parte importante más de la casa". También está previsto que el aljibe de las casas se utilice para almacenar agua y regar con ella las plantas. Por la calle Encarnación se mantendrá una tapia y en la parte baja se abrirá una puerta, que "servirá de salida de emergencia".

Añadió Angel Gamero que en esta segunda fase no se contempla la restauración de las pinturas murales descubiertas, pero que se propondrá al ayuntamiento que se libere una partida económica para que se "fijen y se pongan en valor", señaló el arquitecto.


Galería de imágenes