•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La sonrisa de un niño no tiene precio y más aún si ese pequeño no tiene la suerte de vivir con una familia en unas condiciones óptimas que le permitan desarrollarse como persona. Arrancar esa sonrisa y mejoras las condiciones de vida de cientos de pequeños rusos es el objetivo de la asociación Todos somos niños, con sede en la ciudad toledana de Talavera de la Reina.

"El objetivo es que ese niño viva más tiempo. Dos meses que pasan aquí en España significan dos años más de vida en su Rusia natal", afirmó Manuel Fernández, secretario del colectivo. Si la situación ya de por sí es dramática en las regiones más desfavorecidas de Rusia, aún se complica para los miles de niños que sobreviven abandonados en los centros de menores.

"Vienen tutelados por los orfanatos y muchos de ellos siguen sufriendo las consecuencias del accidente nuclear de Chernóbil". El programa de acogida temporal de niños rusos que visitan España se inició en el año 1996 con la colaboración de la ONG de Moscú Centro benéfico nuestro futuro. Los pequeños pasan dos meses de verano con familias españolas de las provincias de Cáceres, Toledo, Madrid, Albacete, Ciudad Real y Cuenca.

"La campaña de acogida en Extremadura se centra en Cáceres, Plasencia y el Valle del Ambroz", indicó Fernández. El verano pasado 21 menores disfrutaron de sus vacaciones en tierras extremeñas y el objetivo de la asociación es triplicar esa cifra. "Nosostros les damos mucho a ellos, porque necesitan mucha ayuda, pero ellos nos dan tanto o más a nosotros". La ONG dispone de una web www.todossomosninos.org.


Galería de imágenes