•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El director gerente del Servicio Extremeño de Salud (SES), Dámaso Villa, anuncia que su departamento pedirá "disculpas" a las familias de tres de los cuatro afectados en septiembre en Mérida tras someterse a una prueba de TAC, debido a una posible insuficiencia en el trato hacia ellas, informa El Periódico Extremadura. Villa ha realizaso este anuncio a preguntas del PP y durante su comparecencia en la Comisión de Sanidad y Dependencia de la Asamblea de Extremadura.

El 24 de septiembre falleció un hombre de 80 años en el Hospital de Mérida tras ser sometido el día 18 del mismo mes a un contraste intravenoso de la prueba TAC, mientras que otras tres personas fueron hospitalizadas y dadas de alta posteriormente. Según Villa, tras lo ocurrido, el SES se puso en contacto con la familia del fallecido para establecer "una relación personal", pero que "no lo hemos hecho" con las de los otros tres afectados y "creímos mal que el hospital les reconfortó suficientemente". Por ello, asegura que "hoy mismo nos vamos a poner también en contacto con ellos y dar por cerrado el asunto" tras "pedir disculpas si el trato ha sido insuficiente".

También señala que el resultado de la necropsia del fallecido fue conocido por el SES hace pocos días, pero que no es posible darlo a conocer debido a la negativa de la familia.

Además, agrega que en su día el Defensor del Usuario del SES puso en conocimiento de la Fiscalía el hecho y que, además, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Mérida "ha entrado en el tema a instancias de la familia", esto a través de la vía penal, aunque precisa que la Junta de Extremadura no ha sido denunciada. Añade que el Ejecutivo regional "está dentro" del proceso judicial, que se halla en la fase de diligencias previas, y que cuando este se desarrolle "pediremos nuestros daños y perjuicios si se demuestra que ha habido algún problema con el laboratorio".

En cuanto a los resultados de las investigaciones llevadas a cabo en diversos ámbitos, el director genere del SES observa que los resultados establecen, entre otras cuestiones, que la Agencia Española del Medicamento no ha registrado más casos y que los análisis microbiológicos de sangre y del producto hechos en Mérida han sido negativos.

Por su parte, la diputada del PP subraya que los hechos fueron "un accidente, un hecho fortuito", que no fueron responsabilidad del personal sanitario ni de la Junta de Extremadura, pero que ésta debe haber tomado medidas para un mayor control de los medicamentos. También ha explicado que las familias de los afectados han sufrido falta de información en una situación de "miedo e incertidumbre".