•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La vivienda de protección oficial (VPO) va a cimentar al sector de la construcción en Extremadura en los próximos años. Por un lado, los ciudadanos ven en ella la oportunidad de tener un hogar a un precio no demasiado elevado y con buenas calidades, mientras que los constructores asumen que es un mercado que no deben dejar escapar, sobre todo en las principales ciudades, una vez que se apruebe la subida de hasta un 15% en el precio del metro cuadrado que han propuesto y que tiene vía libre por parte de la Junta.

 Los datos del Ministerio de Vivienda señalan que desde 1991 casi 42.000 viviendas protegidas se han terminado de construir, a un ritmo menor desde el año 2003, informa El Periódico Extremadura.

Lo cierto es que, en comparación con la media de construcción de vivienda protegida en España y, sobre todo, respecto a los precios, Extremadura está a la cabeza de este tipo de pisos en el mercado. En este último aspecto, cabe destacar que en la actualidad el precio medio del metro cuadrado para la VPO es de 792,6 euros, frente a los 1.053 de media nacional. Esto supone que una vivienda de este tipo de 90 metros cuadrados cuesta en torno a los 71.300 euros.

Pero, cómo repercutirá ese incremento de hasta el 15% en el precio del metro cuadrado que podrán vender los constructores desde el próximo año (tal y como informó ayer este periódico). Teniendo en cuenta esas cifras actuales, el coste final aplicando esa subida máxima se encarecerá en unos 10.000 euros.

Sin embargo, desde la Federación de Empresarios de la Construcción de Cáceres (Fecons), su presidenta, Pilar Acosta, argumenta que, con la cautela que supone que la reforma del decreto que contempla esta subida aún no ha sido aprobada de manera definitiva, "para el ciudadano no va a suponer un incremento significativo".

Argumenta que ese 15% de incremento fue propuesto por ellos a la Consejería de Fomento, por lo que no entienden su ausencia en la reunión del martes de la Mesa Sectorial de Vivienda, y en la que sí estuvieron sindicatos y la Confederación Regional de Empresarios de Extremadura (Creex). "La patronal no está para estas cosas", reitera. Además, justifica esa subida para "cubrir los costes de producción", y anuncian que "dentro de año o año y medio habrá que subir otro poco, porque la subida debería ser del 25 o 30 por ciento, pero asumimos que no se puede subir tanto ahora".

En cualquier caso, Acosta augura que "posiblemente ahora tengamos que centrarnos en hacer más vivienda protegida" sobre todo en las principales ciudades, y aclara que "no hay un período de crisis, como se dice, sino de ajustes de oferta y demanda".