•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ni minimizar, ni dramatizar las agresiones a profesores". En esta búsqueda del "punto medio" la consejera de Educación, Eva María Pérez, se reunió ayer con los representantes de toda la comunidad educativa –sindicatos, asociaciones de padres, municipios y juventud– para hacer balance del primer año del Compromiso Social por la Convivencia, a la vez que analizar los últimos conflictos escolares registrados en Extremadura. Entre sus conclusiones, destaca la apuesta por la mediación para resolver este tipo de problemas.

Esto se traducirá en un impulso a la "resolución pacífica" de los enfrentamientos escolares, a través de la figura de un "mediador" que busque el acuerdo entre los implicados. Este papel se extenderá a los alumnos, que abordarán este tema en las aulas. Además, esta cuestión ya se incluye en los cursos que imparten los centros de profesores y recursos y, a partir de ahora, está previsto que también llegue a los padres, por medio de las escuelas municipales.

Sin perjuicio de la mediación, Educación no renunciará a personarse como acusación particular "en aquellos casos que sean considerados delito de atentado y que revistan gravedad suficiente o que generen una alarma social significativa". No obstante, tanto Pérez como el resto de los asistentes a la reunión de ayer, calificaron las últimas agresiones a docentes como "graves" pero "anecdóticas". Esta fue la idea que transmitieron los responsables de CCOO o FETE-UGT, si bien desde ANPE apuntaron que "esperamos que el profesorado esté realmente defendido, porque si no actúa la Consejería lo haremos nosotros".

En cuanto al impulso de la convivencia, también se anunciaron otras medidas –aparte de repasar las que ya están en marcha–, como dar un premio a los centros que desarrollen buenas prácticas en este área o la ejecución de un plan y de programas experimentales de inteligencia emocional. Asimismo, la consejera situó en esta estrategia las gratificaciones a los profesores que asumen ciertas responsabilidades (como la enseñanza de un segundo idioma en primaria, los tutores de ESO…) y, sobre todo, los programas de apoyo y refuerzo.

Sobre estos últimos, Pérez indicó que su resultado está siendo muy positivo, "no solo para mejorar los resultados académicos de los alumnos, sino también la convivencia en las aulas". Se trata de una experiencia con cierta similitud a las tradicionales clases particulares y ya se imparte en el 45% de los centros de Secundaria y el 35% de los de Infantil y Primaria, según apuntó la consejera, que añadió que su objetivo es seguir ampliando el programa y su "sueño" generalizarlo.