•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La persona que aparece en las imágenes de los siete vídeos colgados en Youtube y que provocó que la Fundación Tutelar de Extremadura abriese una investigación tras la denuncia realizada por la Asociación de Personas con Enfermedad Mental para la Integración Social (Aemis), señaló ayer a este diario que fue "consentidor" de que las imágenes se grabasen y que, por lo tanto, no tiene intención de emprender acciones legales contra los autores de las grabaciones ni contra el responsable de colgarlas en este portal de internet.

Esta persona aclaró que padece "ansiedad generalizada y angustia" y que tiene una discapacidad reconocida del 65%, pero no considera que sea una enfermedad grave. El afectado criticó el revuelo mediático que se ha formado por la difusión de estas imágenes en la red y señaló que no desea que se lleve a cabo ninguna investigación de los hechos puesto que las grabaciones se realizaron con su consentimiento y no considera que fueran con objeto de burlarse de él, informa El Periódico Extremadura.

Por su parte, la persona que colgó las imágenes en internet y autor de una de las grabaciones que aparecían en Youtube aseguró ayer en declaraciones a este diario que tanto él como las otras personas que aparecen en las imágenes desconocían que el afectado padeciese cualquier tipo de enfermedad y que "de haberlo sabido no hubiéramos actuado igual", dijo.

Esta persona, que prefirió permanecer en el anonimato, retiró ayer al mediodía los vídeos del portal, y aunque se mantienen los títulos y la primera secuencia de las grabaciones, éstas no se pueden reproducir y un mensaje en la parte superior de la página en letras de color rojo informa de que el usuario las ha suprimido cuando intentan visionarse.

 Según su testimonio, nunca han pretendido causar daño a esta persona, a quien conocen desde hace varios años y con el que en las fechas que se realizaron las grabaciones (la primera fue hace un año y la última está fechada hace cinco meses) coincidían frecuentemente en el bar de San Fernando donde se grabaron algunos de los vídeos –otras imágenes se tomaron fuera del local–. "Con la tontería hicimos los vídeos, pero nunca pensamos en perjudicar esa persona", insistió.

Añadió que tenía la intención de dirigirse personalmente al afectado para pedirle disculpas tras el cariz que había tomado este asunto al publicarse en los medios de comunicación, aunque afirmó que él mismo había comentado al protagonista de las imágenes que iba a colgar las grabaciones en internet y que a éste "no le importaba y me dio permiso para hacerlo", aseguró.


Galería de imágenes