•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Pasaban cinco minutos de las doce de la mañana cuando la mayoría de los pacenses que en esos momentos hablaban por teléfono se encontraron con su conversación interrumpida y sin posibilidad de recuperarla. Por las calles, muchas personas caminaban con el móvil en la mano marcando una y otra vez, y en oficinas, instituciones y establecimientos de todo tipo en sus terminales fijos, siempre con el mismo resultado, una grabación que informaba de que las líneas estaban saturadas, o que había sobrecarga en las líneas, o bien simplemente comunicaba. De este modo la ciudad se fue haciendo consciente de que se encontraba bajo los efectos de un apagón telefónico que afectada sobre todo a las líneas fijas de Telefónica y a las móviles de Movistar, aunque también se detectaron fallos en Orange.

Los efectos del apagón telefónico se dejaron notar en toda la actividad ciudadana, y también en las comunicaciones de las fuerzas y cuerpos de seguridad y los equipos de emergencias. La Policía Nacional, la Guardia Civil, la Policía Local de Badajoz, los bomberos, Protección Civil y el 112 se mantuvieron comunicados entre sí gracias a una red de emergencia habilitada por la Delegación del Gobierno, aunque los ciudadanos no pudieron comunicar con ellos entre las horas cruciales del apagón, entre las doce de la mañana y las tres de la tarde.

Hacia las dos de la tarde, el 112 comenzó a tener noticias del restablecimiento progresivo de las líneas fijas y a partir de las tres de las móviles, aunque a las cinco de la tarde aún había números que no podían comunicar ni recibir comunicación. Los únicos que se beneficiaron de este suceso fueron algunos amigos de lo ajeno, que aprovecharon para dar algún golpe y marcharse tranquilamente porque sabían que sus víctimas no podían denunciar el suceso.

Así ocurrió a las 13.15 horas en la farmacia de Santo Cristo de la Paz, en el barrio pacense de San Roque, donde entró un hombre de 35 a 40 años vestido con un mono verde del Servicio Municipal de Limpieza, una bufanda y con manchas de Betadine en la cara pidiendo que le dieran todo le dinero que hubiera en la caja. Juanjo Rico, copropietario de la farmacia, se encontraba con una auxiliar y una inspectora de Sanidad cuando entró el atracador esgrimiendo un cuchillo de cocina de unos 15 a 20 centímetros de hoja. La auxiliar sufrió una crisis nerviosa. Y se tuvo que marchar a casa.

"La auxiliar metió todo el dinero que había en la caja en una bolsa y se la dio, pero nos dijo que le diéramos más o nos mataba, así es que cogí el dinero del cambio y lo metí en la bolsa y se fue corriendo". En total se llevó "algo menos de 500 euros" Los atracados intentaron llamar al 091 y al 112 pero hasta pasadas las dos de la tarde no pudieron establecer comunicación y denunciar el suceso. Los vecinos de la zona comentaban que "se había producido otro robo en la zona de Suerte de Saavedra"‡, explicó Rico, quien señaló que "la policía sospecha de alguien", pero este punto no pudo ser confirmado.

A partir de las tres de la tarde se fueron restableciendo algunas líneas, "las de números impares", según algunas fuentes policiales, pues hubo otras que permanecieron cortadas hasta pasadas las cinco de la tarde. Aparte de los sucesos señalados, ni la Policía Local, ni la nacional, ni los bomberos, ni el 112 ni la Guardia Civil registraron otras incidencias graves, que se supiera hasta el cierre de esta edición, en Badajoz.

Un agente de la policía local manifestó que las patrullas que estaban en la calle vigilaban con "especial atención por si había requerimientos de los ciudadanos y los locales, comerciales por si necesitaban algo, pues no podían comunicar con nosotros por teléfono". Tampoco recibieron denuncias de incidentes graves después de restablecerse las líneas. "Solo una persona llamó porque quería denunciar a su operadora de móvil por el apagón", explicó el agente, "y le dijimos que podía hacerlo en el juzgado o en comisaría".

Un portavoz del 112 explicó a este diario que "nosotros estuvimos en contacto en Telefónica, que nos iba informando de la evolución del problema, que afectó a diversos puntos de la región; no fue solo en Badajoz; y nos hemos mantenido comunicados con las fuerzas de seguridad y de emergencia mediante una red especial". Las incidencias que recibió el servicio se atendieron "por un sistema alternativo de comunicación".