•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Junta de Extremadura y los sindicatos extremeños CSI-CSIF, FSP-UGT, FSAP-CCOO y CEMSATSE acuerdan las medidas retributivas que aplicarán en 2008 sobre el conjunto de empleados públicos de la Junta de Extremadura y sus organismos autónomos, que afecta a 45.000 personas.

Este acuerdo, motivado por el objetivo común de mantener a los empleados públicos extremeños en un nivel adecuado de equiparación respecto a los avances en materia de incremento retributivo realizados en las demás administraciones públicas, tiene como objetivo afianzar las políticas de mejora de las condiciones de trabajo y de la prestación de los servicios. Este entendimiento ha sido plasmado en la Mesa de Negociación de los Empleados Públicos y fue aprobado ayer por el Consejo de Gobierno.

Entre las medidas más destacables, hay que reseñar el incremento salarial, que se fijará en un 2% sobre cada uno de los conceptos retributivos a que tenga derecho el empleado.

Igualmente, el 1,1% de la cantidad total de la masa salarial se destinará a incrementar en un tercio la cuantía del complemento específico incluido en las pagas extraordinarias. De esta manera, el salario extraordinario se compondrá de sueldo base, complemento de destino y dos tercios del complemento específico habitual. Además, se destinará un 0,5 % de la masa salarial a incrementar cada uno de los tipos del complemento específico de los puestos de trabajo. De este modo, todos los empleados públicos de Extremadura podrán equipararse a los avances realizados en esta materia en otras administraciones públicas.

También se implantarán planes de acción social para establecer prestaciones de carácter no salarial que mejoren los aspectos de las condiciones de trabajo relacionados indirectamente con la prestación de servicios del personal con su Administración. Para ello, la Administración ha dotado suficientemente las partidas presupuestarias que permitan financiar dichos planes.

Asimismo, se establecerá un sistema de carrera administrativa en el marco de la reforma de la ley de la Función Pública, que supondrá la mejora de las retribuciones del empleado en función de su progreso durante su vida laboral. Además, se establecerá un sistema objetivo de evaluación del desempeño de las funciones del puesto de trabajo, para el que se tendrá en cuenta diversos parámetros tales como el interés, la iniciativa, el esfuerzo y los resultados obtenidos. Este óptimo desempeño de la función laboral se retribuirá económicamente.

Además, se constituirá la Mesa Técnica de Seguimiento para establecer la aplicación de las medidas así como su óptima ejecución. La vigencia de este Acuerdo abarcará desde el 1 de enero hasta 31 de diciembre de 2008.