•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Junta enviará a principios del próximo mes de febrero a la Asamblea el proyecto de ley para la reforma del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que, según las primeras estimaciones, podría suponer que en la práctica este tributo quedase casi suprimido. El gravamen, que penaliza tanto las herencias recibidas como los regalos, es decir, los incrementos de patrimonio sin pagar nada a cambio, cuenta en este momento con algunas exenciones y bonificaciones, que serán ampliadas.

El consejero de Administración Pública y Hacienda, Angel Franco, ratificó ayer en el Parlamento extremeño la intención del Ejecutivo regional, manifestada como compromiso de gobierno en el debate de investidura del presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, y que figuraba en el programa electoral con el que el PSOE se presentó a las elecciones autonómicas, informa El Periódico Extremadura.

Anuncios

Franco indicó que la práctica supresión del tributo vendría a "remediar" la injusticia que supone que un impuesto "concebido para las grandes fortunas" lo estén soportando las clases medias. El anuncio del consejero recibió el aplauso de la diputada popular Cristina Teniente, que lo saludó con un "bienvenido al club" recordando que esta iniciativa había sido reiteradamente reclamada por su grupo, hasta ahora sin éxito.

Anuncios

Aunque aún no se han desvelado por completo las nuevas exenciones, Fernández Vara anunció en el debate de investidura que se suprimirá para la donación a los hijos de los inmuebles destinados a vivienda habitual, la donación también de dinero para la compra de una casa donde vivir, y el traspaso gratuito de empresas familiares y de explotaciones agrarias siempre que esta última sea entre agricultores a título principal.

Actualmente, y según la ley fiscal extremeña, ya hay en marcha algunas deducciones. Así, la más común es la reducción en la base imponible de hasta 70.000 euros para bienes heredados por hijos menores de 13 años, a la que se suma otra que oscila entre los 60.000 y los 180.000 euros si el menor es discapacitado.

Además, si lo que se hereda es una vivienda de protección oficial, la rebaja puede alcanzar el 100% del impuesto.

En el caso de que lo que se herede sea una explotación agraria, los hijos pueden tener reducciones de hasta el 100%, igual que si la herencia es un negocio familiar.

Según la estimación de la Junta recogida en el último presupuesto, el actualmente vigente, las deducciones supondrían ya el 42% de los ingresos previstos por este impuesto. Esto supone que las arcas regionales, en vez de recibir por este tributo los algo más de 28 millones de euros presupuestados, recaudarían en torno a 16,2 millones de euros.

En todo caso, los ingresos por este tributo apenas suponen el 0,5% de los ingresos totales del Ejecutivo regional.


Galería de imágenes