•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los hechos delictivos experimentaron el año pasado en Extremadura un claro incremento con respecto al año anterior, algo que la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) motiva, sobre todo, en el aumento de los robos y los hurtos. Se refleja así en el memoria fiscal relativa al año 2006 que ayer dio a conocer Aurelio Blanco, fiscal-jefe de Extremadura, y según la cual fueron los delitos contra el patrimonio (robos, hurtos…) y los perpetrados por menores los que más subieron el año pasado en la región, mientras que el resto descendieron o bien se produjo un incremento prácticamente inapreciable, informa El Periódico Extremadura.

Centrándose en los delitos de robos y hurtos, los de mayor incidencia cuantitativa en Extremadura, los datos de la memoria fiscal reflejan que los hechos delictivos de esta naturaleza se incrementaron el año pasado un 3,8% con respecto al año anterior, y supusieron el 27% del total de procedimientos tramitados por los fiscales de la región. A los diferentes juzgados y tribunales de la comunidad llegaron, en concreto, 23.533 denuncias por robos y hurtos, lo que significó un aumento de 864 casos en relación al 2005, y el 27% del total de diligencias instruidas, que ascendieron a 86.041, un 12,8% más que el año anterior, en que la cifra total de procedimientos tramitados fue de 76.518.

En cuanto a la delincuencia juvenil, también se ha detectado un claro incremento, pues pese a que el número de procedimientos penales que los fiscales de menores incoaron el año pasado –2.048– fue ligeramente inferior a los incoados el año anterior –2.096–, la cifra de menores implicados en la comisión de delitos fue claramente superior. Fueron 2.071 los menores que en el 2006 pasaron a disposición judicial por su implicación en algún hecho delictivo, 355 más que en el 2005, en que fueron 1.719 los menores a los que se abrieron diligencias.