•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El pleno de la corporación del Ayuntamiento de Badajoz aprobó ayer, en sesión extraordinaria, la modificación puntual del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), cuya aprobación está aún pendiente en la Junta de Extremadura, para levantar la protección faunística que pesaba sobre los terrenos situados al norte del núcleo urbano, donde se encuentran las fincas destinadas a la Plataforma Logística, que en su mayor parte ya han sido adquirida por Sepes, organismo dependiente del Ministerio de Vivienda.

La aprobación es provisional pues ahora debe ser ratificada por la Junta, junto al nuevo PGOU. El acuerdo fue adoptado con el voto a favor del PP y del PSOE, pero IU se abstuvo porque, según dijo su concejal, Manuel Sosa, no afirma que no se puede hacer pero no entiende que ahora se levante una protección (en este caso faunística) que en su día se consideró necesaria.

El concejal de Urbanismo, Celestino Rodolfo Saavedra, tiene previsto llevar hoy mismo el expediente a Mérida. La modificación afecta a 450 hectáreas de suelo, pero el concejal puntualizó que no se descarta la posibilidad de que el Sepes adquiera más superficie. Aunque ya están comprados formalmente y pagados el 85% de los terrenos, el ayuntamiento todavía no conoce en todo su perímetro la ubicación de la plataforma porque aún faltan fincas por adquirir.

El ayuntamiento accedió a modificar el Plan General para desproteger los terremos como pidió el ministerio, a pesar de que el gobierno municipal creía que la solución pasaba por aprobar un Proyecto de Interés Regional (PIR). Pero el problema que viene ahora, según advirtió el concejal, es que habrá que reclasificar los terrenos de Suelo No Urbanizable Común a Urbanizable y no se podrá hacer antes de un año a partir de la aprobación del plan.

Sin embargo, Celestino Rodolfo añade que "no será tiempo perdido" porque durante ese tiempo se puede ir trabajando. El ayuntamiento sigue pensando que con un PIR estos plazos se hubieran evitado.

El portavoz municipal socialista, Francisco Muñoz, por su parte, apuntó que le extraña que se protegiesen estos terrenos "porque no había ningún informe medioambiental que así lo exigiera" y que a la hora de aprobar provisionalmente el PGOU no se levantase la protección.