•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Las asociaciones de vecinos y comerciantes del barrio de Vera-Elena se han quejado de que la obra de la avenida de la Vera va muy lenta. Los trabajos para eliminar una fila de aparcamientos y ensanchar los acerados comenzaron hace quince días, pero ya han surgido las primeras protestas porque los afectados no ven que avancen.

Así querían habérselo dicho esta semana a la alcaldesa, que visitó las obras junto al concejal delegado, Blas Raimundo, el arquitecto responsable del proyecto y otros técnicos, pero el ayuntamiento no avisó ni a comerciantes ni a vecinos de la visita. Esto les ha indignado todavía más porque "nos parece una falta de respeto que vengan y no tengan la deferencia de llamarnos después de que llevamos luchando doce años por la obra", señaló ayer José Luis Ventura, representante de los comerciantes.

"Lo lógico es que nos hubieran llamado para preguntarnos nuestra opinión –añadía Ventura– y además, a mí me han visto y no se han dignado ni a saludarme", se quejó.

Ventura reiteró su ilusión por el inicio de la obra y su agradecimiento al equipo de gobierno, por eso aseguró no entender "que nos hagan este feo si encima tenemos buenas relaciones, ya dudamos de si nos avisarán cuando sea la inauguración".

No hay fecha para esta, puesto que, de momento, se ha iniciado la primera fase de la obra con un plazo de ejecución de cuatro meses. Pero dudan mucho de que se cumpla porque ya se han quejado de que "hay muy poco personal trabajando; hay días que se van a las cinco de la tarde y encima, el jueves pasado terminaron a las dos y no han vuelto hasta el lunes", subrayó.