•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un total de 40 años de prisión y 65.920 euros en multas son las penas que el fiscal solicita para las diez personas relacionadas con supuestas empresas de cobros de morosos que el próximo día 1 de octubre –casi seis años después de ser detenidos– serán juzgadas en la Audiencia Provincial de Cáceres acusadas, entre otros delitos, de extorsión, maltrato, asociación ilícita y continuado de descubrimiento y revelación de secretos.

La detención de Manuel G. C., José A. A. R., Pedro P. M., Ignacio F. P. A., Luis A. L., Adolfo D. J., José M. C. V., Benjamín B. D., Angel Ch. A. y Fernando B. A., cada uno de los cuales se enfrenta a penas de entre 3 y 5 años de prisión y multas de entre 180 y 13.128 euros, la hizo posible un vecino de la localidad de Albalá al que llegaron incluso a amenazar de muerte si avisaba a la policía. Pero lo hizo, tal y como informa El Periódico Extremadura.

Denunció ante la Guardia Civil haber sufrido golpes y amenazas de muerte por parte unos individuos pertenecientes a la empresa ´La sombra del moroso´ con la finalidad de cobrar una supuesta deuda de tres millones de pesetas. Ocurrió el 30 de enero del 2001 y estos individuos, tras amenazarle, continuaba su denuncia, se apoderaron de su documentación personal y de las llaves de su vehículo indicándole que les serían devueltas una vez saldada la deuda, que tendría que hacer efectiva al día siguiente, 31 de enero del 2001, trasladandose a un lugar de la localidad de Torre de Santa María.

La denuncia del vecino de Albalá llevó a la detención de sus extorsionadores, así como también a la apertura por parte de la Guardia Civil de una operación que culminaría a finales de ese mismo año con la detención de 21 personas y la desarticulación de una red nacional de cobro de deudas mediante coacciones y acciones violentas.