•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Para unos fue "una fuerte explosión" y para otros "algo parecido a un terremoto", pero ayer todos continuaban buscando una explicación a "un gran estruendo" que se produjo hacia las 13.30 horas y que alarmó a centenares de vecinos de varios municipios próximos a la Sierra de Gata.

"Sonó una fuerte explosión y retumbó el edificio entero", dijo un vecino de Moraleja. Una mujer de la Finca Rozacorderos, próxima a este municipio, relató que "el estruendo fue tan grande que se abrieron solas las puertas de la casa". En Calzadilla un vecino interpretó el ruido como una bomba que "hizo vibrar los cristales de las casas" y en La Moheda de Gata un testigo contabilizó "varias explosiones.

Casi una hora después del estruendo, el Centro de Emergencias 112 de Extremadura no había registrado ninguna llamada alertando sobre la "tremenda explosión‡". Sin embargo, la Guardia Civil, la Policía Local de Moraleja y la emisora Radio Interior recibieron numerosas llamadas de vecinos que, alarmados, trataban de buscar una explicación a lo sucedido.

"La gente que iba conduciendo se bajó de los coches", confesó el propietario de un bar situado entre Coria y Moraleja. En este municipio, hubo testigos que llegaron a echarse al suelo por temor a que fueran a derrumbarse los edificios.

La pista principal a tanto misterio la proporcionó un vecino de Calzadilla, que vio pasar dos aviones del Ejército sobrevolando la zona; a continuación sonó la fuerte explosión que se esparció desde el aire en un radio aproximado de 30 kilómetros a la redonda.

La hipótesis barajada por el 112 es que los aviones rompieron la barrera del sonido, que en condiciones normales es de 340 metros por segundo. Cuando un avión alcanza la velocidad del sonido se produce el llamado efecto Prandtl-Glauert, y se produce un aumento de presión considerable en el morro del aparato. El sonido no es más que una variación de la presión del aire, y cuando un avión rompe su barrera pueden producirse hasta dos estallidos, uno por el aumento de la presión en el morro y otro en la cola.