La Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil ha investigado a dos vecinos de los municipios pacenses de Monesterio y Badajoz, por conducir un camión y un turismo sextuplicando y cuadriplicando respectivamente la tasa de alcohol legalmente establecida.

Este pasado viernes 23 de febrero, agentes del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Badajoz que se encontraban de servicio en la carretera EX-209 dentro del término municipal de Badajoz, observaron como el conductor de un camión circulaba usando manualmente el teléfono móvil.

Tras su interceptación e identificación, se observaron evidentes síntomas de ir bajo las influencias de bebidas alcohólicas, por lo que se procedió a la realización de las pertinentes pruebas de detección alcohólicas mediante aire espirado, pudiendo constatar como sextuplicaba la tasa de alcohol permitida para esta clase de vehículos (0,15 mg/l) arrojando un resultado de 0,94 mg/l de aire espirado.

En base a los citados hechos y síntomas de encontrarse bajo la influencia de bebidas alcohólicas que alteraban las facultades psicofísicas necesarias para una conducción segura, el vehículo fue retirado de la vía y quedó inmovilizado. Al conductor, vecino de Monesterio, se le instruyeron diligencias como investigado por un supuesto delito contra la seguridad vial, por conducción bajo los efectos de bebidas alcohólicas.

Veinticuatro horas más tarde, varios ciudadanos que se encontraban en la explanada del área de servicio ubicada en la carretera A-66, dentro del municipio pacense de Monesterio, comunicaron los síntomas evidentes de embriaguez que mostraba una persona que se disponía a conducir un vehículo.

Los agentes del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Zafra, personados en el lugar, intentaron que esta persona interrumpiera la marcha del turismo, haciendo caso omiso a las indicaciones de los agentes, prosiguiendo con la conducción. Posteriormente pudo ser interceptado en las vías de comunicación del mismo término municipal.

Durante su identificación, se observó la presencia de evidentes síntomas de ir bajo influencia de bebidas alcohólicas, por lo que se procedió a la realización de las pruebas de detección alcohólicas mediante aire espirado, constatando que cuadriplicaba la tasa de alcohol permitida (0,25 mg/l) arrojando un resultado de 0,94 mg/l de aire espirado.

Además, también se le realizó el test indiciario de drogas, que mostró la presencia en su organismo de sustancias estupefacientes o psicotrópicas, pendiente de verificación por el laboratorio de la Dirección General de Tráfico. Circunstancias que motivaron que el vehículo utilizado en la conducción, fuera inmovilizado y retirado de la vía.

Ante los citados hechos, los agentes le instruyeron diligencias como investigado por un supuesto delito contra la seguridad vial y han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción de Zafra.

Ahora, los dos conductores responsables de las acciones ilícitas, se enfrentan a penas de hasta seis meses de prisión y la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior de hasta cuatro años.

“La Guardia Civil recuerda que la Seguridad Vial es cuestión de todos y debemos ser estrictos en el cumplimiento de las normas y evitar de conducir después de haber consumido cualquier cantidad de alcohol, así como informar y denunciar cualquier tipo de conducción peligrosa de otros conductores, con ello, entre todos podemos salvar vidas”.