Un equipo de investigadores de la Universidad de Extremadura (UEx) ha comenzado una evaluación de menores víctimas de violencia de género y menores no víctimas, entre 7 y 17 años, así como, sus correspondientes madres, de acuerdo con un protocolo de evaluación psicológica.

El objetivo es obtener datos sobre estas secuelas en los hijos e hijas de mujeres víctimas de violencia de género, como paso previo a diseñar futuros programas de intervención y sensibilizar a los profesionales que trabajan con este colectivo tan vulnerable.

A pesar de que las víctimas de violencia de género están recibiendo una «creciente atención», todavía existen aspectos fundamentales que apenas están siendo considerados y que tienen un «alto impacto» en la vida de los menores que han presenciado violencia en su ambiente familiar, como son las secuelas psicológicas y neuropsicológicas que sufre esta población.

Anuncios
Anuncios

La novedad de este proyecto, según ha recalcado la UEx en nota de prensa, se basa en que es el «primer estudio» regional en el que se lleva a cabo una evaluación en profundidad de las secuelas psicopatológicas y neuropsicológicas en hijos víctimas de violencia de género.

«Analizaremos las manifestaciones clínicas, atendiendo a la edad y el tipo de maltrato recibido, ya que estos dos aspectos son relevantes para mejorar la calidad de vida de estos menores y sus madres» ha subrayado la investigadora Mónica Guerrero Molina, miembro del equipo.

Hasta donde se conoce, en la actualidad existe muy poca investigación en España y en el ámbito internacional, según han declarado los investigadores.

Este estudio está financiado por las ayudas destinadas a la realización de proyectos de investigación en los centros públicos de I+D+I de la comunidad autónoma de Extremadura y finaliza el 31 de mayo de 2024.

Para más información y contacto, el grupo de investigación cuenta con el Laboratorio de Psicología Aplicada, situado en la Facultad de Educación y Psicología en Badajoz.

En el caso de que las personas interesadas en colaborar que no puedan acudir al laboratorio, la investigadora se puede desplazar a cualquier ubicación para facilitar las evaluaciones a todos los participantes (víctimas o no) que quieran colaborar con el proyecto.

Además, también se dispone del teléfono de contacto 641 371 009 (llamadas/whatsapp) y el correo [email protected]