Agentes de la Guardia Civil, pertenecientes al equipo de atestados del Subsector de Tráfico de Cáceres, han detenido al conductor de un camión que circulaba en sentido contrario por la autovía A-5 (Madrid- Frontera portuguesa) a la altura de Miajadas.

Los hechos tuvieron lugar el 18 de noviembre, cuando se recibieron varias llamadas telefónicas, tanto al centro de emergencias 112 como a la Central 062 de la Comandancia de Cáceres, alertando de la circulación irregular y peligrosa de un vehículo por dicha autovía.

Los agentes se desplazaron al lugar indicado por los alertantes, constatando la presencia de un camión que circulaba con sentido Madrid, pero por los carriles con dirección a Badajoz. Una vez garantizada la seguridad vial, y detenido el vehículo de forma segura, su conductor, un varón de 39 años, fue detenido por un supuesto delito contra la seguridad vial, al conducir un vehículo a motor de forma temeraria, con peligro para la vida e integridad de las personas.

Anuncios
Anuncios

Tras la celebración del correspondiente juicio rápido ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº1 de Trujillo, el conductor ha sido condenado a una pena de prisión de 6 meses y a la privación del derecho a conducir vehículos a motor por un tiempo de 12 meses, además de a tener que abonar las costas del proceso.

Las llamadas de varios usuarios de la carretera fueron las que alertaron a los servicios de emergencias de la presencia del vehículo circulando en sentido contrario.

¿QUÉ PODEMOS  HACER SI NOS ENCONTRAMOS EN ESTA SITUACIÓN?

Cuando esto ocurre, se activa inmediatamente un protocolo que consiente en la detección por la zona en la que circula, bien sea a través de las cámaras de la DGT o porque lo avista una patrulla o un usuario. Aquí es importante la colaboración ciudadana, una vez que los conductores hayan sobrepasado el vehículo y eviten la colisión, deben ponerse en contacto con la Guardia Civil, a través del teléfono 062, o con el número de emergencias 112. Cuanta más información se aporte mejor.

Una vez confirmado el lugar por el que puede estar circulando el vehículo en contradirección, el siguiente paso es hacerle un seguimiento, en el que participan las patrullas de la Guardia Civil y se activan los paneles alfanuméricos para advertir del peligro del vehículo en sentido contrario al resto de conductores.

Los agentes también pueden detener la circulación para cerrar al infractor. Una vez detenida la circulación, se le hace girar para ponerse en sentido correcto y se busca la primera salida para realizar las diligencias y pruebas de alcohol y drogas pertinentes.