La Plataforma Nacional en Defensa del Transporte por Carretera ha decidido suspender la huelga indefinida que inició este lunes en solitario en protesta por los presuntos incumplimientos de la ley que prohíbe trabajar por debajo de los precios de coste.

La desconvocatoria se produce apenas 24 horas después del inicio de la protesta, tras el escaso seguimiento que y consecuencias que se han registrado.

La medida tampoco se ha dejado notar en el tráfico en las carreteras y la actividad se han desarrollado prácticamente con normalidad en las plataformas logísticas.

Anuncios
Anuncios

El delegado de la Plataforma de Transportes en Extremadura, Germán Martínez, ha confirmado en LA MAÑANA de Radio Interior  que se han «encontrado con una persecución, acoso y coacciones inconcebibles por parte de distintas autoridades, donde no se está respetando el derecho al paro y a su correspondiente información, como ampara la ley por parte de los organizadores”.

Además, ha argumentado que se ha llevado a cabo “una campaña sin descanso de acoso y derribo por parte de cargadores, asociaciones del CNTC, sindicatos gubernamentales, algunos medios de comunicación y una parte concreta política, para intentar desacreditar intencionadamente todo lo posible y lo imposible las movilizaciones anunciadas”.

Además, Germán Martínez, ha destacado que el principal argumento de la Plataforma para desconvocar esta huelga es que «el Gobierno no está haciendo cumplir la normativa aprobada en agosto que impide que los transportistas trabajen a pérdidas y encima, es algo que a apenas ha calado entre los transportistas. La mayor parte de ellos han saludado las medidas adoptadas por el Gobierno para poner fin a los paros de marzo. Entre ellas, además del decreto de agosto que prohíbe que los cargadores paguen a los transportistas por debajo de sus costes, el Ministerio de Transportes ha implementado ayudas directas por 900 millones de euros (2.500 euros por camión o 1.000 euros en el caso de furgonetas), y un descuento de 20 céntimos por cada litro de carburantes (hasta 4.200 euros por camión cada seis meses)».

Ante esto, Martínez ha destacado que «son medidas que agradecemos y a las que nos acogemos, pero no son suficientes y no son lo que queremos, ya que lo que necesitamos es que no haya un trasporte desleal y que se haga cumplir la normativa de que los transportistas no trabajen a perdidas, sancionando a las empresas que no lo cumplan».

Asimismo, hay que destacar que el Ejecutivo central ha asegurado  que los servicios de inspección ya están actuando para garantizar el cumplimiento de la norma y aprobará en próximas semanas un plan de inspección 2023 para reforzar las actuaciones, ya que incluirá, por primera vez, una línea de actuación específica para el control de precios, morosidad y carga y descarga, de acuerdo con la normativa aprobada.