La presidenta del PP de Extremadura exige a Guillermo Fernández Vara que esté a la altura y alce la voz. “Vara dijo que se iría del PSOE si Sánchez pactaba con el independentismo, está tardando en irse”, porque se han rebasado absolutamente todos los límites.

“La derogación del delito de sedición es una vergüenza, pero también es un examen final para todos aquellos que se consideran demócratas”, asevera Guardiola, que asegura que el PP va a defender que es injustificable que se cambie el código penal “al dictado de los que deliquen”.

Incide en que el gobierno de Sánchez no sólo se queda ahí, es que quieren cambiar también el delito de malversación y así de paso “ver si pueden beneficiar a los delincuentes condenados por los ERE” en Andalucía. “Todo vale para Pedro Sánchez”.

Anuncios
Anuncios

La líder del PP considera que Extremadura no puede seguir consintiendo el silencio cómplice del presidente de la Junta y se afirma que que está cansada de una España asimétrica donde son los mismos los que se benefician: los que viajan “en primera clase mientras mi tierra viaja en el vagón de cola”.

Pregunta cuándo se va a reformar la vergüenza del tren extremeño, el sistema de financiación injusto, cuándo se van a acabar los agravios con Extremadura y cuándo va a alzar la voz Vara para defender lo que corresponde a los extremeños. “Yo no me voy a callar”.

Insiste en que si el año pasado con los presupuestos del Estado Otegi decía que cambiaba presos por presupuestos, este año se va aún más allá. “Este año toca reforma y derogación del delito de sedición y malversación, y los españoles tenemos que decir basta”.

Guardiola denuncia que si el tren extremeño está mal, la sanidad está peor: con la espera para intervenciones quirúrgicas en 145 días cuando en Madrid son 73, no hay médicos para todos los pueblos extremeños, no se atiende a los médicos de atención primaria que se concentran en la Asamblea y se están desmantelando servicios de atención especializada en los hospitales extremeños.