El presidente de la comunidad islámica de Talayuela, Yahya Benaouda, ha sido detenido este martes en Talayuela por miembros de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras del Cuerpo Nacional de Policía de Cáceres.

Benaouda ha sido detenido por la comisión de varias infracciones a la Ley de Extranjería, según han confirmado a Radio Interior fuentes policiales, que han explicado que se ha solicitado su expulsión del territorio nacional.

La detención se ha llevado a cabo en el transcurso de una operación que se ha desarrollado con total discreción a las 08.05 de la mañana. La Policía Nacional ha confirmado que no se han producido más detenciones.

Anuncios
Anuncios

Aunque la Policía Nacional no ha querido precisar las causas de la detención, fuentes jurídicas consultadas por Radio Interior han asegurado que la expulsión de un ciudadano de la Unión Europea solamente procede cuando represente una amenaza grave para el orden público o la seguridad pública en atención a la naturaleza, circunstancias y gravedad del delito cometido, sus antecedentes y circunstancias personales. Otras fuentes no han descartado que la expulsión del presidente de la comunidad islámica de Talayuela esté relacionada con un asunto de seguridad nacional.

Yahya Benaouda llevaba desde el año 1998 residiendo en Talayuela y fue uno de los grandes impulsores de la construcción de la mezquita en la que ratifican su fe, hasta cinco veces al día, los magrebíes residentes en este municipio cacereño. Vinculado desde sus inicios a la asociación magrebí An-Nur, el ahora detenido ha sido, junto a Abdellah Errguig, secretario general de la asociación, una de las personas que ha velado por la defensa de los intereses de los magrebíes en esta localidad.

Benaouda, de 51 años de edad, fue uno de los dos imanes de la originaria mezquita de Talayuela, inicialmente levantada en un secadero de tabaco de la calle Zurbarán. Está casado, es padre de dos hijas, de 34 y 38 años y ha dedicado parte de su vida laboral a trabajar como peón en las faenas agrícolas.

Como presidente de la asociación An-Nur, representante de la comunidad islámica en Talayuela, el detenido llevaba años trabajando para lograr la construcción de un cementerio musulmán en la localidad. De hecho, hace dos años registró en el ayuntamiento una solicitud de apertura y dio a conocer su intención de comprar un terreno para su construcción.

Hasta ahora, todos los musulmanes fallecidos en Talayuela han sido enterrados en el cementerio de Madrid, pero Yahya Benaouda siempre ha lamentado que «cada vez es menos posible debido a que se encuentra colapsado y en breves no habrá más espacio para más fallecidos». Su intención no era dar sepultura en Talayuela a los magrebíes empadronados en esta localidad, sino a los de toda Extremadura. Ni el anterior equipo de Gobierno del Partido Popular ni el actual del PSOE atendieron nunca sus peticiones.

NOTICIAS RELACIONADAS

El líder de la comunidad islámica de Talayuela está acusado de mantener vínculos con el Islam radical

Ciudadanos de origen magrebí se concentran en Talayuela en solidaridad con su líder espiritual expulsado de España

Abogada de Yahya Benaouda: «Mi cliente de Talayuela no pertenece a ningún grupo salafista ni al Islam radical»