La localidad cacereña de Logrosán acogerá el jueves, 27 de octubre, un simulacro de activación del Plan de Emergencia Exterior de la Plataforma Solar Extremadura Solaben, coordinado por el Centro 112 Extremadura y dirigido por la directora general de Emergencias, Protección Civil e Interior, Nieves Villar.

La simulación consistirá en las actuaciones de emergencia necesarias ante una explosión de un depósito de gas natural licuado con afectación grave en otro depósito de igual característica, rotura del colector en el campo solar y vertido de fluido HTF en cantidades que supera la normativa actual.

Un accidente que alcanzaría las oficinas, causando heridos de diversa consideración. Esta actuación en la planta de energía termosolar contará con efectivos de la Guardia Civil, Cruz Roja, Servicio de Prevención y Extinción de Incendios (SEPEI) de la Diputación de Cáceres, Colegio Oficial de Psicología de Extremadura, Unidad Militar de Emergencia (UME) del Ministerio de Defensa y el Servicio de Protección Civil de la Junta.

Anuncios
Anuncios

El simulacro servirá de ensayo a los procedimientos recogidos en dicho plan de emergencias, encaminados a la adquisición de conocimiento y práctica ante un eventual accidente con consecuencias térmicas, de sobrepresión y medioambientales, constituyendo esta operación el paso final de la implantación de dicho plan.

Las plantas de energía solar térmica aprovechan la radiación solar concentrada para calentar un fluido (HTF) a alta temperatura y así producir energía eléctrica. Con relación a ello, esta planta de Logrosán está afectada, en el nivel superior, por el Real Decreto 840/2015, debido a la presencia de GNL (Gas Natural Licuado) y HTF (Heat Transfer Fluid) en cantidades que superan los umbrales establecidos en dicha normativa.

Por tanto, este simulacro supondrá la puesta en marcha en la comunidad del plan especial de Protección Civil con las medidas de prevención e información, así como la organización y procedimientos de actuación, también de coordinación de medios y recursos asignados para prevenir y/o mitigar las consecuencias de los accidentes graves que se pueden producir en esta planta y su entorno.

Esta operación también incluirá avisos a la población afectada mediante un novedoso sistema llamado RAN-PWS (Red de Alerta Nacional ¿ Public Warning System), que está en fase final de implantación en el país y consiste en la recepción de mensajes en los teléfonos móviles situados en un radio de acción próximo a la emergencia. En este caso, se incluyen avisos a las localidades de Logrosán, Cañamero, Valdecaballeros, Casas de Don Pedro y Navalvillar de Pela, junto con las pedanías de Obando y Vegas Altas.