El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha anunciado en la sesión plenaria de este jueves en la Asamblea de Extremadura una bajada de tasas y precios públicos.

Según Vara es la mayor bajada que se «haya hecho nunca» en la región y que se incluirán en los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma para 2023.

El presidente ha aclarado que la bajada no afecta a los servicios esenciales, no afecta a la arquitectura fiscal de España y no tocan los impuestos que financian los servicios públicos esenciales.

Anuncios
Anuncios

El jefe del Ejecutivo regional ha destacado que los 430.000 hogares de extremeños que pagan el canon de saneamiento «lo van a dejar de pagar».

Además, ha dicho Vara, los 250.000 vehículos que el año que viene van a pasar por la ITV van a pagar un 25 por ciento menos, se van a reducir el 50 por ciento de todas las tasas que tengan que ver con los comedores escolares, con las licencias de caza y de pesca, con las pruebas de laboratorio, con la ordenación de transporte y con la tarjeta de transporte subvencionada y el cien por cien de otras muchas.

El presidente extremeño ha afirmado que «de lo que se trata es de aliviar la carga económica y las obligaciones de la ciudadanía» y ha subrayado la importancia de que la ciudadanía no se desentienda de la «obligación de mantener los servicios públicos esenciales».

Además, Fernández Vara ha valorado las medidas ya tomadas, tanto las realizadas por el Gobierno de España como las realizadas por la Administración regional.

LUZ VERDE A UNA PROPUESTA DE CIUDADANOS

Por otro lado y en respuesta a una pregunta realizada por el Grupo Parlamentario Ciudadanos, Fernández Vara ha subrayado que en la actualidad hay 9 millones de euros para comedores escolares, más de 7 para libros y una amplia base de gratuidad para lo que es la oferta de libros y de comedores escolares. Ha reconocido que «no hay universalización ni cien por cien de gratuidad’, por lo que ha tendido la mano para trabajar juntos y ‘hacer que en dos años en esta región podamos hablar de universalidad completa en comedores escolares y en libros».