La Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad se une a la Universidad de Extremadura (UEx) para estudiar el estado de conservación de varias especies amenazadas y para vigilar la calidad del aire.

El último Consejo de Gobierno ha aprobado dos convenios de colaboración con la UEx. El primero de ellos se dedica al estudio del estado de conservación de cuatro especies amenazadas en la región como son el desmán ibérico, el lobo ibérico, el topillo nival y el topillo de cabrera. El convenio contempla la realización de diagnósticos moleculares sobre muestras biológicas de estas especies cuyos resultados se plasmarán en la elaboración de un estudio genético como herramienta de análisis de la biodiversidad local y conservación.

En dicho convenio, que tiene una vigencia de dos años, la Junta invertirá 92.000 euros que contarán con una cofinanciación del 80% por fondos Feader.

Anuncios
Anuncios

El segundo convenio de colaboración entre ambas entidades para la «realización de actividades de vigilancia, información e investigación de la calidad del aire en Extremadura», para lo que se destinarán 168.750 euros financiados en un 80% por fondos Feder.

Entre las actuaciones previstas se incluye la elaboración de informes mensuales sobre los análisis realizados de calidad del aire, así como la asistencia científica para la gestión y seguimiento del protocolo en incidentes de contaminación por ozono, y la realización de campañas específicas para el diagnóstico de la calidad del aire en zonas concretas de Extremadura.

Este convenio permitirá asegurar el mantenimiento de la calidad del aire en la región, garantizando el cumplimiento de lo establecido en la normativa relativa a la calidad del aire, según ha informado este sábado la Junta de Extremadura en nota de prensa.