El presidente provincial de VOX Cáceres, Óscar Fernández Calle, le ha pedido al consejero de Sanidad y Servicios Sociales de la Junta de Extremadura, José María Vergeles, la implementación de nuevas medidas de seguridad para proteger al personal sanitario de las agresiones, ya que en los últimos años y en los últimos meses se han incrementado de forma notable.

Fernández Calle ha recordado que, recientemente, una pediatra fue agredida en la localidad cacereña de Cabezuela del Valle, situación que le provocó una baja por ansiedad y que esa zona del Valle del Jerte se quede sin servicio de Pediatría, ya que era la única especialista allí destinada.

El presidente provincial de VOX Cáceres ha querido subrayar que en la provincia cacereña se produjeron, durante el año 2021, 22 casos de agresiones física o verbales a facultativos en el ejercicio de su labor asistencial por parte de pacientes, acompañantes o familiares, «según recoge la Organización Médica Colegial (OMC), y estas cifras no pueden seguir incrementándose sin que la Administración regional tome alguna medida».

Anuncios
Anuncios

Óscar Fernández Calle también ha incidido en el carácter sorprendente de este incremento de las agresiones, «ya que debido a la pandemia, la presencialidad en los centros de salud disminuyó drásticamente, pero las agresiones siguieron sucediéndose, y en una sociedad como la nuestra no se puede tolerar que un médico esté expuesto a sufrir una agresión de un paciente, sin que exista un protocolo de seguridad que le proteja».

«No sé si la solución serán las videocámaras, aumentar la contratación de vigilantes de seguridad o establecer un régimen sancionador más severo, pero lo que sí sé es que el colectivo médico no puede seguir expuesto a estas conductas salvajes y denigrantes, sin que la Consejería adopte alguna medida para protegerlo», ha concluido Fernández Calle.