Los agentes de la Guardia Civil, pertenecientes al Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la localidad de Trujillo (Cáceres), han investigado a cinco personas, entre las que se encuentra un menor, por un supuesto delito contra la fauna, al serles localizados, cuando viajaban en un vehículo por la autovía A-5, 13 pollos de cernícalo primilla y dos perdices, vivas, así como una liebre muerta.
Los hechos tuvieron lugar el pasado día 26 de junio, cuando los agentes pertenecientes al Destacamento de Tráfico de Navalmoral de la Mata (Cáceres), identificaron a los ocupantes de un vehículo que circulaba por la autovía A-5, a la altura de Navalmoral de la Mata. Al inspeccionar su interior, los agentes localizaron varias cajas que contenían 13 pollos vivos de cernícalo primilla, 2 perdices, también vivas, y una liebre muerta.
Ninguna de las cinco personas aportaron dato alguno sobre el origen de los animales, los cuales parecían haber sido expoliados de sus nidos. Tras poner los hechos en conocimiento de los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de Trujillo, éstos se hicieron cargo de la instrucción de las correspondientes diligencias, por un presunto delito contra la protección de la fauna, haciendo entrega de los animales al Servicio de Conservación de la Naturaleza de la Junta de Extremadura, para su remisión al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre “Los Hornos”, de Sierra de Fuentes (Cáceres).