Para apreciar las consecuencias nefastas que pude tener el levantar un muro de lado a lado de la ciudad de Navalmoral de la Mata es tan sencillo como seguir las declaraciones de Raquel Medina en los plenos que se celebran un jueves al mes en el Salón del Ayuntamiento.

Si toda la población de Navalmoral y comarcas comprenden la extrema gravedad que representa el proyecto en superficie aprobado por Adif, desde la Plataforma No al Muro, entendemos que es aún más grave que la persona que nos representa en el gobierno municipal se haga la desentendida como si no pasara nada. O bien que su reacción sea enviar a la guardia civil para identificar a los posibles peligrosos ciudadanos y ciudadanas que siguen exigiendo más cordura y sensatez con respecto a lo que se nos viene encima.

¿Qué buen gobierno necesitamos para que se escuche tanto a múltiples profesionales del sector de la construcción, urbanistas, expertos en ordenación del territorio, como a los vecinos y vecinas de la ciudad? Incluso la comarca entera que sí debe coger el tren en Navalmoral está indignada igualmente.

Anuncios
Anuncios

Cada jueves miembro de la Asociación Cívica a favor del Bulevar (del soterramiento del tren en su recorrido urbano) asistimos a los plenos municipales y formulamos preguntas al respecto. Y lo hacemos simplemente para pedir que si el muro es tan positivo para la ciudad, que expliquen sus bondades, que den la cara ante la ciudadanía, que en definitiva, asuman su responsabilidad tal y como toda democracia madura obliga. Y nos estamos refiriendo tanto a la alcaldesa como a los dos partidos que la sostienen. Nos estamos refiriendo a una mayoría absoluta municipal que ha perdido todo rumbo histórico y de convivialidad y ética debida. La desfachatez mayor ocurrió este último jueves, cuando ante las preguntas de la Plataforma, Raquel Medina salió por peteneras respondiendo que ya había respondido.

¿Por qué hemos dejado que ocurra esto? ¿Tendremos la ciudadanía algún tipo de responsabilidad en ello?
Vamos a demostrar a todo el mundo que la población no se calla, para lo cual invitamos el próximo lunes día 23 de mayo a un acto público en la Casa de Cultura, como preparativo de la gran manifestación del 9 de junio en la ciudad. Necesitamos estar juntos con las múltiples razones, sentimientos e indignaciones compartidas.

Vamos a seguir defendiendo la movilidad segura, inclusiva, universal que es un derecho constitucional incuestionable. Vamos a seguir defendiendo que el nuevo logo de Navalmoral no será un Muro sino un Bulevar, abierto, accesible, peatonal, ciclista y facilitador de emprendimientos y buenas relaciones.


Galería de imágenes