Por Félix PINERO

El escritor extremeño Víctor Chamorro (Monroy, 1939; Plasencia, 2022) falleció el lunes, 9 de mayo, en la ciudad del Jerte a los 83 años de edad tras una larga vida dedicada a la enseñanza y a la escritura. Licenciado en Derecho por la Universidad de Salamanca, cursó también estudios de Filosofía y Letras. Fue profesor de Bachillerato desde 1969 en Hervás (Colegio Libre Adoptado) y en el colegio “Destino” de Madrid hasta su jubilación..

Novelista, ensayista, historiador y poeta, se descubrió como novelista en la década de los sesenta al quedar finalista por dos veces consecutivas en el Premio Planeta con El santo y el demonio y El adúltero y Dios. Fue finalista del premio Blasco Ibáñez en 1966 con Amores de invierno. Premio Úzquiza con La venganza de las ratas; premio de novela corta “Ateneo Jovellanos” de Gijón con El seguro. Otras novelas suyas están basadas en crímenes acaecidos en Extremadura: El muerto resucitado y El pasmo.

Anuncios
Anuncios

Como ensayista tiene una importante obra sobre temas extremeños. Entre 1981 y 1984 lanzó su Historia de Extremadura en ocho tomos, en los que aporta los textos fundamentales para la historia de la región y, a través de ellos, historia la intrahistoria, especialmente desde un punto de vista económico y cultural.

La crítica le ha visto como el escritor extremeño más acorde con la fórmula del realismo social, que los manuales aplican a los novelistas que denuncian las estructuras sociales desde una concepción dialéctica.

Víctor Chamorro centró gran parte de su obra en Extremadura, cuya temática está presente en la mayoría de sus trabajos: un total de veintisiete de treinta y seis de sus escritos, entre novelas y ensayos, discurren y se centran en Extremadura. Al libro de viajes Las Hurdes, tierra sin pan (1969) le sigue Sin raíces (1971), biografía de Agustín Sánchez Rodrigo; Guía secreta de Extremadura (1976), Extremadura, afán de miseria (1979), Por Cáceres de trecho en trecho (1981), Historia de Extremadura (1981-1984) en ocho volúmenes; Érase una vez Extremadura (2003). Las obras Pasión extremeña en 13 actos (2009) y Calostros (2010) fueron publicadas en la editora familiar Planteamiento.[1]

Con la novela El pasmo (Seix Barral 1987), la obra de Chamorro adquiere un cambio de estilo. Sus personajes ganan complejidad psicológica y las atmósferas se complican. Reunión patriótica (1984) y El pequeño Werther (1987) son ejemplos de esa etapa.

Su obra se encuentra en los catálogos de las editoriales españolas más prestigiosas: Plaza & Janés, Espasa Calpe, Planeta, Al Borak, Círculo de Lectores o Acantilado.

Alejado de cenáculos y grupos mediáticos, tuvo que optar por el camino de la independencia para salvar su obra del cedazo del mercado. Su hija Maite decidió montar la editorial Planteamiento, en la que ha publicado Guía de bastardos (2007), Los Alumbrados (2007), Pasión extremeña en 13 actos (2009) y Calostros (2010).

Asimismo, Chamorro escribió guiones para TV en los programas Esta es mi tierra de TVE o Extremadura desde el aire, de Canal Extremadura TV.

Entre sus premios literarios caben destacar: finalista del Premio Planeta 1963 con la novela El santo y el demonio; finalista del mismo premio en 1964 con la obra El adúltero y Dios, publicada con el título Amores de invierno tras quedar finalista en el premio Blasco Ibáñez en 1966. Fue finalista en los premios Nadal, Planeta, Alfaguara o Ateneo de Sevilla, entre otros. Con La venganza de las ratas (1967) ganó el premio Urriza y se convirtió en un best seller, encabezando la lista de ventas de ese año. Con El seguro (1968) gana el Ateneo Jovellanos de novela corta. Fue Premio Café Gijón 2002 con La hora del barquero. Premio de Periodismo Dionisio Acedo 1988 por su artículo “Cráteres en la memoria”.

En 2012 le fue otorgada la Medalla de Extremadura. “Víctor Chamorro es uno de los extremeños más conocidos y reconocidos fuera de Extremadura y el único que figura recogido en el exclusivo Who´s Who de la Universidad de Cambridge. Es también el escritor extremeño más citado en publicaciones en revistas y publicaciones científicas sobre historia y folclore extremeño y el que cuenta con mayor presencia en los principales buscadores de internet”, decía el Decreto de concesión de la Medalla. [2]

En una entrevista concedida al autor de este artículo en agosto de 1991, Víctor Chamorro afirmaba: “Ya es hora de que se mosqueen los catalanes por los extremeños. Además, digan lo que digan, el confort de determinadas autonomías –los planes de desarrollo de López Rodó y tal…– se hicieron pensando en Madrid, País Vasco y Cataluña, y Extremadura aportó a Cataluña ahorro, a través de las cajas; mano de obra barata, energía y materias primas; es decir, que hemos sido durante mucho tiempo un territorio semicolonial de Cataluña, País Vasco…  y todos hemos estado igualmente oprimidos por el franquismo. Lo que pasa es que unos estaban oprimidos y comían un chuletón de carne de buey de un kilo, y aquí no se comía carne. En una democracia no debe haber autonomías de primera, segunda y tercera, porque eso es antidemocrático.”[3]

 

*El autor es académico correspondiente de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes por Plasencia.


[1] Vid.: Robles, Feliciano: Extremeños ilustres. Literatura, enciclopedia virtual extremeña.

[2] Vid.: Diario Oficial de Extremadura (DOE), Decreto 166/2012, de 17 de agosto, de concesión de la Medalla de Extremadura a don Víctor Chamorro Calzón.

[3] Vid.: Pinero, Félix: Víctor Chamorro, escritor. La salvación del escritor es el arte, en Diario Extremadura, de 1 de septiembre de 1991.


Galería de imágenes