Casi el 40% de las reacciones adversas graves a determinados medicamentos están relacionadas con alteraciones genéticas, según algunas de las primeras conclusiones del proyecto de medicina personalizada de precisión MedeA,  que lleva a cabo el Servicio Extremeño de Salud (SES), coordinado por el catedrático de Farmacología de la Universidad de Extremadura, Adríán Llerena.

El director gerente del SES, Ceciliano Franco, ha facilitado este dato en su comparecencia ante la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Parlamento extremeño, a petición del grupo Cs sobre la situación del contrato para desarrollar este proyecto de investigación, pionero en España.

Según ha explicado Franco, la pandemia y otras complicaciones en la gestión de un proceso innovador obligaron al SES a desistir de la financiación vía convenio con el Ministerio de Innovación y a buscar una nueva vía para su desarrollo a través de los fondos FEDER 2014-2020, con prórroga hasta 2023.

Anuncios
Anuncios

El responsable sanitario ha avanzado que el Proyecto MedeA, cuya nueva redacción por parte de la oficina técnica se aprobó en Consejo de Gobierno el pasado 6 de abril,  va a finalizar en “tiempo y forma porque la parte científica está muy avanzada” y hay “mucho trabajo hecho”.

MedeA, que inició su andadura en 2015, según Franco, pretende estudiar a 3.000 ciudadanos extremeños que son tratados con medicamentos que tienen muchas posibilidades de provocar reacciones adversas graves, fundamentalmente oncológicos, neurológicos, psiquiátricos, cardiovasculares o relacionados con enfermedades raras, para elegir la mejor combinación de fármacos.

De estos 3.000 pacientes, ya se han estudiado 2.000 y existen 150 equipos de investigación trabajando en 54 centros de salud de las ocho áreas sanitarias de Extremadura,  que han elaborado una base de datos e informes genéticos personalizados en relación a los fármacos que reciben, ha destacado el director gerente del SES.

De los pacientes estudiados, según Franco, un 28% presentan reacciones adversas graves.

En el proyecto MedeA participan también los servicios sanitarios de Galicia, Castilla y León o Comunidad Valenciana, coordinados por Extremadura y se va a presentar al Instituto de Salud Carlos III para un desarrollo más avanzado en el que tiene mucho que ver la investigación cuántica, la inteligencia artificial y el algoritmo de decisión.

Además, su estrategia de genómica se coordina con otros grupos de investigación europeos y el proyecto se extenderá también a Portugal, tal y como ha avanzado Ceciliano Franco.

Por su parte, tanto el diputado de Cs José María Casares como la parlamentaria del PP Elena Nevado han criticado que Extremadura haya perdido 4 millones de euros en la financiación de este proyecto por parte del Ministerio de Innovación, algo que ha rechazado Franco, ya que ha dicho que los fondos “se redistribuyen, han pasado de una bolsa a otra”.

Joaquín Macías, de Unidas por Extremadura, se ha felicitado por que desde la sanidad pública extremeña se aborden proyectos como este, algo que también ha resaltado el diputado del PSOE Antonio Luis Vélez, frente al “catastrofismo”, ha dicho, que siempre plantea el PP.


Galería de imágenes