El matador de toros Emilio de Justo ha recibido este martes el alta hospitalaria de la clínica donde ha permanecido ingresado tras la muy grave lesión sufrida en Las Ventas el pasado Domingo de Ramos y ha emprendido su traslado en ambulancia a su domicilio de Cáceres.

El diestro extremeño fue volteado cuando entraba a matar al primero de los seis toros con los que estaba anunciado en solitario esa tarde, sufriendo en la caída la fractura por estallido de las vértebras cervicales C1 y C2.

Después de que el torero permaneciera diez días con fuertes dolores y totalmente inmovilizado, los médicos le han colocado un corsé a medida que De Justo ha tolerado mejor que el aplicado en un primer momento.

Anuncios
Anuncios

Una vez disminuidas las molestias que aconsejaron alargar su hospitalización, y con ese nuevo corsé, De Justo ha podido ya dar sus primeros pasos por el hospital, aun a pesar de los mareos derivados de tantos días de postración.

Durante las próximas semanas, según informa su servicio de prensa, el torero seguirá con la recuperación en su domicilio pasando las pertinentes revisiones para comprobar la evolución de las fracturas, a partir de lo cual los médicos valorarán el tiempo necesario para su recuperación y su vuelta a los ruedos.

En una nota de prensa, Emilio de Justo ha agradecido “el magnífico trato” que han recibido tanto él como su familia por parte del doctor Eduardo Hevia y José Fabregat, como director de la clínica, y de todo su equipo de profesionales.


Galería de imágenes