La Guardia Civil ha detenido en La Rioja a tres personas por estafar casi 150.000 euros utilizando los datos personales de opositores en todo el territorio nacional.

Los detenidos en el marco de la operación «Área-Galería» son presuntos autores de los delitos de pertenencia a organización criminal, usurpación de identidad, falsedad documental y estafa.

Según ha informado la Benemérita este jueves en una nota, se han esclarecido un total de 195 hechos delictivos, entre los que figuran 113 delitos de estafa por valor de 148.702 euros, 69 delitos de usurpación de identidad y 13 delitos de falsedad documental.

Anuncios
Anuncios

En total, hay 11 empresas afectadas y 69 ciudadanos estafados, uno en las provincias de Álava, Albacete, Alicante, Ávila, Badajoz, Burgos, Córdoba, Gijón, Granada, La Rioja, Las Palmas, Navarra, Ourense, Pontevedra, Segovia, Sevilla, Vizcaya y Zaragoza; dos en Málaga y Murcia; 9 en Valencia; y 37 en Madrid.

La operación se inició en febrero de 2021 tras una denuncia presentada por un ciudadano, en la que relataba que autores desconocidos habían usurpado su identidad para comprar joyas de alto valor en una conocida tienda en internet.

Los presuntos estafadores asignaron como lugar de entrega de las joyas la localidad riojana de Villoslada de Cameros.

El intercambio de información con otras unidades de Guardia Civil permitió averiguar que no se trataba de un caso aislado, sino que existían otras denuncias de similares características en casi la totalidad del territorio nacional, con una clara vinculación a un mismo grupo criminal asentado en La Rioja.

El grupo conseguía en internet y en la «Deep Web» listados de antiguos opositores a docencia y judicatura, en los que figuraban sus datos personales (nombre, apellidos y DNI).

Con estos datos, creaban a cada víctima un paquete de datos consistente en una dirección de correo electrónico, un número de cuenta bancaria, una línea telefónica y un domicilio ficticio, utilizando para ello páginas web de empresas de telefonía y entidades bancarias.

Después, utilizaban los paquetes de datos para realizar de forma telemática la compra de joyas valoradas entre 500 y 2.400 euros, así como para la tramitación de portabilidades de líneas prepago con las que poder acceder a la financiación de teléfonos móviles de alta gama, valorados entre 800 y 1.500 euros.

Cerrada la adquisición de las joyas y los teléfonos, uno de los miembros de la organización estaba pendiente del momento en el que se iba a realizar la entrega en el falso domicilio.

De esta manera, simulaba encontrarse casualmente en la calle con el repartidor, ante el que se identificaba con los datos de la víctima para conseguir materializar la entrega.

Tras ello, el grupo ponía a la venta las joyas y los móviles en plataformas de internet y en establecimientos comerciales de segunda mano a un precio muy atractivo y alejado de su coste de valor real.

Las víctimas continúan sufriendo las consecuencias del engaño, ya que son sus identidades las empleadas para la comisión de los delitos, por lo que las empresas afectadas les reclaman el pago de los artículos, lo que les ha generado problemas judiciales y de índole personal, ha asegurado la Guardia Civil.

Las actuaciones y los tres integrantes del grupo han sido puestos a disposición de la autoridad judicial.

La investigación ha sido desarrollada por agentes pertenecientes al Área de Investigación de la Guardia Civil en Logroño (La Rioja).