El presidente del PP de Extremadura, José Antonio Monago, ha afirmado que «no es justo demoler un proyecto que crea empleo y fija población al territorio», en relación a la sentencia del complejo Marina Isla de Valdecañas, mientras que la portavoz de Unidas por Extremadura, Irene de Miguel, ha valorado un fallo que viene a ratificar que «los políticos no están por encima de la ley» y se ha preguntado si se va a asumir «algún tipo de irresponsabilidad» por ello.

De este modo, los líderes de ambos partidos difieren sobre la demolición del hotel, las viviendas y el campo de golf de esta urbanización, construida en una zona protegida de la provincia de Cáceres, como acuerda la sentencia del Tribunal Supremo.

«En una región que es Objetivo 1 para la UE, con la mayor tasa de desempleo y pobreza del país y yéndose los jóvenes por miles cada año, no es justo demoler un proyecto que crea empleo y fija población al territorio», ha apostillado José Antonio Monago.

Anuncios
Anuncios

Por su parte, De Miguel ha remarcado que «hoy pareciera que la culpa la tienen los ecologistas que quieren empobrecer Extremadura y sintiéndolo mucho pero esto no va de eso».

«Esto va de que cuando en esta Asamblea solo estaban PP y PSOE se conchabaron para aprobar un proyecto que era manifiestamente ilegal», ha aseverado la portavoz de Unidas por Extremadura.

En su opinión, esta sentencia viene a ratificar que «los políticos no están por encima de la ley cuando se creen dueños y señores del cortijo y tampoco los ricachones están por encima de la ley cuando se saltan todas las normativas que hemos aprobado entre todos y todas».

La coalición se pregunta qué van a hacer los responsables políticos de «aquel despropósito mayúsculo»: «¿van a asumir algún tipo de responsabilidad, van a dimitir, van a poner su patrimonio a disposición para pagar la factura que va a recaer en todos los extremeños y extremeñas, o van a pedir al menos perdón a la ciudadanía por haber hecho algo manifiestamente ilegal».

Otra formación política que ha reaccionado a la sentencia del Supremo es la plataforma Cacereños por Cáceres (CxC) que, en un comunicado, ha señalado a PSOE y PP como los «verdaderos responsables de las ilegalidades, por no haber legislado, normalizado y protegido el proyecto como correspondía; son cómplices de prevaricación y ruina».

«Los promotores del proyecto, hoy condenados, y los partidos políticos cómplices tienen una deuda con los vecinos de Valdecañas. Han jugado con las ilusiones de muchas familias que han apostado por un proyecto de vida que hoy se desmorona”, ha apuntado el portavoz de la plataforma, Leopoldo Barrantes.

Para CxC, el derribo es «un varapalo a la economía comarcal» y «no generará soluciones ni futuro» para el municipio y su comarca, por lo que entiende que «habría que analizar alternativas más útiles».