La Junta de Extremadura recibirá 30.000 dosis de vacunas de la farmacéutica Pzifer contra la Covid-19 el próximo lunes, día 13 de diciembre, con la intención de comenzar a administrarlas a partir del miércoles 15 a los menores con edades comprendidas entre los 5 y los 11 años.

La intención del Servicio Extremeño de Salud (SES) es comenzar a vacunar en los propios centros escolares “preferentemente”, por lo que se está trabajando con la Consejería de Educación y Empleo para elaborar el protocolo de vacunación. El Gobierno regional quiere administrar las vacunas de la forma más rápida posible e intentar que todos los menores. La administración de la vacuna se hará por orden decreciente y los grupos de edad que recibirán las primeras dosis serán los de 11, 10 y 9 años. El vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales de la Junta de Extremadura, José María Vergeles, ha explicado que sus previsiones es que estos niños se vayan a las vacaciones de Navidad con la primera dosis administrada, mientras que la segunda se administraría a la vuelta del paréntesis vacacional, el 10 de enero, fecha en la que se retomará la vacunación del resto de los grupos.

La vacunación de los niños en edad pediátrica no ha estado exenta de polémica, después de que el presidente del Comité de Bioética de España, Federico Montalvo, considerase «discutible» vacunar a los menores de esta edad. El consejero extremeño de Sanidad y Servicios Sociales dejó claro desde el primer momento que la postura de Extremadura pasaba por administrar la vacuna pediátrica en cuanto se incorporase a la estrategia de vacunación y se tuvieran las dosis.

Anuncios
Anuncios
Según un informe del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias al que ha tenido acceso LA MAÑANA de Radio Interior, los niños de entre 5 y 11 años son, con diferencia, el grupo de edad con la mayor incidencia acumulada de contagios  en Extremadura. Y lo peor de todo es que la tasa no para de crecer. Si hace apenas una semana la tasa de contagios en esta franja de edad era de 108,55 casos activos por cada 100.000 habitantes, en estos momentos se ha multiplicado por dos y se sitúa en 241,52. El informe revela que la incidencia acumulada está muy por encima, por ejemplo, de la incidencia que presentan los niños y adolescentes que tienen entre 12 y 19 años y que tras haber sido vacunados apenas representan 77,88 casos positivos por cada 100.000 habitantes, aunque también ha ascendido con respecto a los datos de la última semana.

La Junta de Extremadura se encuentra a la espera de que en los próximos días la Agencia Europea del Medicamento autorice la segunda marca de la vacuna para la edad pediátrica, que sería Moderna. Entre la primera y segunda dosis deberán transcurrir 8 semanas porque parece que hay evidencias de que con este tiempo de espera entre una y otra “se gana en defensas”.

El consejero extremeño ha señalado que es importante vacunar a estos menores porque, aunque tienen muy pocas complicaciones graves, pueden desarrollar un síndrome de inflamación multiorgánico que les puede llevar a la UCI y que no se presenta en otras edades, así como desarrollar un cuadro parecido a la enfermedad grave en otras edades. Otro de los motivos por los que la Junta de Extremadura considera aconsejable la vacuna para la edad pediátrica es que en otras edades el 10 por ciento de personas que han pasado esta enfermedad han desarrollado el síndrome de covid prolongado “y, por evidencia científica, también se puede producir en la edad pediátrica”. Un tercer argumento es que muchos de estos niños pasan el virus de forma asintomática y vacunarlos, ha indicado el vicepresidente segundo, “es un compromiso con el resto de la sociedad”.