•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Agentes de la Guardia Civil del Puesto de Logrosán han investigado a un hombre y a una mujer, vecinos de esta localidad cacereña, tras simular haber sido víctimas de un robo en el interior de su vivienda y denunciar la sustracción de varias armas de fuego, además de otros objetos, para supuestamente estafar a la compañía de seguros.

Tanto el denunciante como su esposa han sido investigados como supuestos autores de un delito de simulación de delito.

La investigación se inició a principios de noviembre, cuando un hombre se personó en la Guardia Civil de Logrosán “muy sofocado y nervioso, manifestando haber sido víctima de un robo en el interior de su domicilio mientras él, su esposa y sus hijos menores de edad se encontraban durmiendo”.

Anuncios
Anuncios

Entre los objetos supuestamente sustraídos se encontraban tres armas de fuego, además de un ordenador portátil y una videoconsola.

La primera medida adoptada por los agentes fue custodiar la vivienda, a efectos de que nadie entrara en la misma, para la recogida de huellas o pruebas que pudieran esclarecer lo ocurrido.

Durante la toma de declaración del denunciante, el instructor de las diligencias comenzó a notar varias conjeturas que parecían no encajar con el perfil de un robo en una vivienda, ni de que la persona denunciante estuviese siendo víctima real de tal delito.

Además, la primera inspección ocular realizada en el lugar de los hechos, no permitió obtener ningún indicio sobre el supuesto robo.

Durante la interposición de la denuncia, los agentes se percataron de distintas señales que el denunciante y su pareja se realizaban “para tratar de declarar sin contradecirse mutuamente, ante lo cual fueron advertidos de las posibles consecuencias penales y policiales que podrían darse, si se demostrara que los hechos denunciados no eran ciertos”.

Agentes del Equipo Territorial de Policía Judicial de Trujillo acudieron a realizar una nueva inspección ocular de la vivienda.

Junto con el instructor de las diligencias, se entrevistaron nuevamente con los denunciantes.

En ese momento, la mujer acabó reconociendo que tenían problemas económicos y que la denuncia la habían presentado con la intención de estafar al seguro, además de para justificar que su marido ya no tenía las armas en su poder al habérselas entregado a otro hombre, hacía tres años, para saldar una deuda contraída tras la compra de droga.

En la vivienda se encontraron, además, tanto el ordenador como la videoconsola cuya sustracción habían denunciado.

En base a todo ello, tanto el hombre como la mujer han sido investigados como supuestos autores de un delito de simulación de delito, entregándose las diligencias instruidas ante la autoridad judicial en Logrosán.

Además, al hombre le fueron intervenidas, de manera cautelar, otra escopeta y un rifle, dando traslado de ello a la Delegación de Gobierno a efectos de una eventual retirada del permiso de armas.


Galería de imágenes