Amigos de Marco Antonio Sánchez Becerra, el empresario y activista pacense contra la ELA, fallecido a los 56 años por esta enfermedad el pasado 24 de septiembre, han iniciado una campaña para recoger adhesiones a su propuesta de que se le otorgue la Medalla de Extremadura a título póstumo.

Tras su muerte y a petición también de sus amigos, el Ayuntamiento de Badajoz aprobó por unanimidad, en el pleno municipal celebrado el 28 de octubre, solicitar la concesión del más alto galardón de la comunidad autónoma para Marco Antonio Sánchez Becerra «como persona ejemplar y emprendedora, incluso en la enfermedad».

Así, en la propuesta de adhesión a esta solicitud, los amigos de Sánchez Becerra destacan de él que fue «un hombre bueno, en lo íntimo y en la público, con todos, sin excepción».

Anuncios
Anuncios

Recuerdan la trayectoria de este empresario, informático de profesión, que dedicó su vida profesional «a crear empleo y riqueza en tiempos difíciles» y en la que destaca su «especial apego» por la formación.

Así, «sus empresas han formado a miles de jóvenes y de empresarios en las habilidades necesarias para sus actividades. Y lo ha hecho sin descanso, como todo lo que ha emprendido», «desde que con veinte años dedicara su tiempo libre a la gente más necesitada del barrio hasta que ha entregado su último aliento a la batalla contra la ELA».

Marco Sánchez Becerra fundó y presidió la Asociación de Empresas de Formación y la Asociación de Jóvenes Empresarios de Extremadura, en una clara apuesta por el emprendimiento en la región.

Exdirectivo del CD Badajoz, luchó también por resucitar este club centenario cuando desapareció, «como siempre en su vida, desde la hondura de sus firmes convicciones; desde su formidable vocación de servicio y desde su aún más formidable alegría de servir».

La misma capacidad y alegría que dedicó, según destacan sus amigos, a luchar contra Esclerosis Lateral Amiotrófica, con la fundación y vigorización de la asociación ELA Extremadura, a la que «dedicó sus últimos años de vida sin desmayo» y desde la que contribuyó a visibilizar esta enfermedad y a luchar por los derechos de los afectados.

Marco Antonio Sánchez Becerra, con varios premios en su carrera profesional, como el Premio Fundación COMPUTAEX a la Humanización de la Tecnología, escribió un «texto emocionantísimo», «La NovELA de Marco», sobre su lucha contra la Esclerosis y protagonizó un vídeo, en el que «bailaba paralizado» con el que la Fundación Luzón y Samsung dieron a conocer la enfermedad más allá de los propios enfermos y allegados.

«Y así ha quedado para siempre en nuestra memoria, bailando frente a la enfermedad, alegre, noble, sufrido, martizado, ejemplar hasta el último aliento», destacan sus amigos en el texto de adhesión para la concesión póstuma de la Medalla de Extremadura. EFE.