El 69 % de los extremeños siente desconfianza hacia los políticos de la región, según una encuentra de la Fundación Liderar con Sentido Común (FLSC),  y un 80 % valora la honestidad como la cualidad que deben tener «por encima de cualquier otra».

Esta entidad ha presentado este jueves en Cáceres los resultados del primer «Observatorio social para Extremadura: Expectativas, miedos, alegrías y nuevas exigencias», una encuesta realizada por la fundación a mayores de 16 años de la región sobre las características que esperan de sus líderes, la gestión realizada por los políticos y los problemas que perciben.

Asimismo, 6 de cada 10 extremeños responden que sus referentes como líderes son figuras que se enmarcan “dentro del primer metro cuadrado de las personas”, es decir, padres y madres (40 %), médicos (12 %) y profesores (8 %).

Anuncios
Anuncios

En el otro extremo, la figura del presidente de la Junta de Extremadura  (1 %), del sacerdote (1 %), del alcalde (2 %) y de la policía (3 %), son las que presentan mayor lejanía con los extremeños.

Su presidente, Antonio Sola, ha explicado que la “aplastante ausencia de confianza en los actuales liderazgos es, sin duda, una de las respuestas más contundentes del estudio”, que ya se ha realizado en otras comunidades autónomas y que evidencia que «la gente está imaginando líderes nuevos porque no pueden confiar en los actuales”.

Sola ha destacado como lo “más llamativo” el hecho de que 7 de cada 10 extremeños consideran que sus políticos no tienen sentido común y que 8 de cada 10 valoran la honestidad  “por encima de cualquier otra cualidad que deban tener los políticos en la región”.

Desde la fundación interpretan estos datos como un argumento más que ahonda en la lejanía entre los líderes y la gente, y que se traduce en la necesidad de nuevos liderazgos.

De hecho, un 29 % espera que aparezca un nuevo líder, “fuera de las expectativas de los partidos políticos o dentro, pero que sea un liderazgo nuevo”.

Los extremeños también apuntan que las figuras políticas (34 %) son su principal problema, seguido de la incertidumbre (21 %), la economía (17 %) y el desempleo (13 %).

Para solucionarlo, los encuestados inciden en que la figura más adecuada “debería salir de un nuevo liderazgo”.

“La economía, el dinero en el bolsillo, el empleo, es uno de los principales problemas de los extremeños, y que tiene que ver profundamente con esos miedos que nos ha generado la pandemia de covid que no sabemos cómo va a terminar”, ha añadido Pablo Knopoff, consejero de FLSC, que también ha participado en la presentación.

Y ha incidido en que, «claramente», la incertidumbre es muy elevada en Extremadura con respecto a otras regiones.