La plataforma HBO volverá a desplegarse en la ciudadela medieval de Cáceres para el rodaje de la precuela de “Juego de tronos” el próximo 3 de noviembre, tras su paso por el municipio vecino de Trujillo y después del Puente de Todos los Santos, y evitar así las quejas suscitadas por turistas y empresarios del sector durante la festividad del pasado 12 de octubre.

El alcalde de Cáceres, Luis Salaya, ha señalado este viernes que HBO, a la que no se cobra canon por rodar en la vía pública, ha respetado «todos» los acuerdos a los que se llegó con el ayuntamiento cuando se empezó a negociar, hace dos meses, el desembarco del equipo, que ha establecido en la capital cacereña su base de operaciones.

La plataforma continuará en Cáceres no solo porque tienen que regresar a la ciudad a rodar tras el imponderable que ha obligado a retrasar la producción por un positivo de covid en el equipo, sino también porque desde Cáceres se pilotan loa rodajes en Trujillo y en municipios portugueses como Monsanto.

Anuncios
Anuncios

“HBO tiene que volver el día 3 y estamos contentos, pero quiero aprovechar para pedir perdón a vecinos y empresarios por las molestias causadas”, ha señalado el regidor cacereño después de que la productora haya «asaltado» la parte antigua de Cáceres, generando algunas críticas entre residentes, guías turísticos y visitantes que no han podido disfrutar del patrimonio cacereño al natural.

Salaya ha defendido que, debido a la magnitud de la súper producción (que ha hecho uso de grandes grúas y enormes pantallas de chroma), se negoció cómo se iban a hacer los cortes de calles, “para que afectasen lo menos posible a los vecinos, y que no hubiera cierres globales de la parte antigua, sino puntuales”.

El primer edil ha dicho que se ha intentado hacer todo con el menor impacto posible en la convivencia y ha recordado que también se negoció que todos los servicios se contratasen en Cáceres y eso «ha supuesto un impacto importante” en la economía local».

La producción ha movilizado a un millar de personas y se han ocupado alrededor de 600 plazas hoteleras. EFE