•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Las asociaciones SOS Casco Antiguo y de Vecinos del Casco Antiguo de Badajoz han abogado por “repoblar” la zona del Campillo a favor de la rehabilitación del centro histórico, ya que la regeneración del barrio “no vendrá por instalar cartelería a unos cimientos someros, sino de la mano de familias y de pequeños que jueguen en sus calles”.

Los colectivos han querido responder de esta forma a los colectivos, expertos y formaciones políticas que abogan por musealizar el entorno del Campillo en vez de construirse viviendas.

Como “residentes de esta zona marginal”, los colectivos han insistido en que la regeneración del barrio “llegará con el futuro que supone la nueva vida, no con el dudoso y posiblemente maquillado recuerdo del ayer”.

Anuncios
Anuncios

Por este motivo, en cuanto al valor monumental de una forja de finales del siglo XIX, unos pocos y rudimentarios enterramientos en la zona baja, cimientos de algunas habitaciones de un antiguo matadero del XVIII u ochenta silos que no dejan de ser agujeros de cualquier tamaño excavados en roca”, los colectivos prefieren ceñirse “al informe arqueológico elaborado por los técnicos”.

En este sentido, indican que “la sensatez parece indicar que es adecuado confiar en el dictamen de quienes saben de la materia, de quienes han empleado cinco meses de trabajo y cerca de 350.000 euros del erario público”, así como en la futura resolución de Patrimonio.

Los dos colectivos han recordado que el Ayuntamiento llevó a cabo visitas guiadas al entorno con asociaciones “en un inusitado ejercicio de transparencia”, donde los arqueólogos explicaban lo aparecido, de “poca entidad presumiblemente”.

Sin embargo, lamentan que este ejercicio de transparencia no ha sido suficiente para llamar a la prudencia en las declaraciones de algunas voces, máxime cuando se trata de un proyecto de más de 20 años por el cual muchas personas se han quedado sin hogar (al ser derribadas sus casas)”.

A su juicio, ahora estas voces “deben explicarles que las casas que levantaron con sudor sus padres y abuelos se tiraron por cuatro duros para preservar unos agujeros”.

Los colectivos no quieren que el entorno acabe finalmente “en un salón de fumar para toxicómanos”, y recuerdan en este sentido el abandono que sufre el resto de patrimonio de Badajoz. EFE


Galería de imágenes