•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El alcalde de Serradilla (Cáceres), Francisco Javier Sánchez Vega, se ha declarado en pie de guerra y pedirá responsabilidades políticas a todos aquellos que “no han cuidado, protegido y defendido” al Parque Nacional de Monfragüe, del que forma parte su municipio, “como es debido”.

En declaraciones a Efe, el primer edil ha afirmado que los “brutales” desembalses llevados a cabo este verano por Iberdrola en el pantano de Alcántara para producir electricidad han vaciado tanto el embalse que en esta zona de Serradilla y del Parque Nacional de Monfragüe queda “muy poca” agua en el río Tajo.

“Esto nos ha creado dos problemas y uno de ellos es de carácter ambiental, ya que al haber tan poca cantidad de agua, esto ha generado la aparición de lodos flotantes verdosos, malolientes, putrefactos y probablemente contaminantes en el río Tajo que están ahora mismo circulando por todo el parque nacional”, ha denunciado.

Anuncios
Anuncios

Sánchez Vega ha destacado que en el agua hay muy poco oxígeno “lo que la hace no apta para que haya vida dentro del río”.

El alcalde ha detallado que el Consistorio de Serradilla ha tomado muestras de los lodos en las aguas del embalse de Alcántara y las ha remitido a un laboratorio.

Del resultado de los análisis dependerá si inicia medidas judiciales y exige responsabilidades vía tribunales “contra quien tenga que hacerlo”, como ha explicado su alcalde.

Asimismo, Sánchez Vega ha subrayado que este problema ambiental también ha creado un “verdadero problema turístico”.

Y es que, la cota del río ha bajado tanto que ha hecho aparecer el conocido como puente viejo de Serradilla, una circunstancia que impide y corta el paso a la embarcación turística que navega por el río Tajo, dentro de la Reserva de la Biosfera de Monfragüe, y que suele transportar a más de 12.000 personas al año.

“Este barco estaría en estos momentos llevando a cientos, probablemente a miles de personas de Serradilla hasta las puertas del parque nacional y eso no se puede hacer ahora, por lo que hemos perdido a esas cientos o miles de visitas que ya no irán a consumir y alojarse a nuestro pueblo”, ha criticado.

El alcalde ha mostrado su “preocupación” por el “evidente problema ambiental y los perjuicios turísticos” que el desembalse ha generado, a la vez que ha hecho pública su “indignación” ante el hecho de que su localidad no pueda aprovechar los recursos que tiene dentro del parque nacional.

“Tenemos un monte de 1.500 hectáreas en el que no podemos recolectar madera, ni corcho, ni cazar, ni pescar, ni generar ningún tipo de aprovechamiento turístico y a veces ni siquiera circular, porque la Ley de Parques Nacionales impide todos los aprovechamientos económicos dentro del área protegida”, ha apuntado.

En este sentido ha destacado que dicha norma “establece de forma clara, inequívoca y sin posibilidad de error de interpretación que los aprovechamientos hidroeléctricos también están prohibidos”.

“A nosotros se nos aplica a rajatabla la ley que nos impide aprovechar nuestro monte y a Iberdrola se le permite seguir generando electricidad en el parque”, ha lamentado.

Francisco Javier Sánchez Vega ha anunciado que el Ayuntamiento de Serradilla ha pedido la reunión urgente del Patronato de Monfragüe “para pedir explicaciones y soluciones”.

Entre las reivindicaciones de su Consistorio se encuentra que la ley impida que haya desembalses “tan brutales como este año, para que no vuelva a haber un vaciado tan importante que nos genera problemas ambientales y turísticos” y que se permita a los municipios aprovechar sus recursos naturales.

“Esto que nos ha pasado no debería haber ocurrido porque no está permitido por la ley”, ha zanjado.


Galería de imágenes