Agentes de la Guardia Civil pertenecientes al Equipo ROCA de la 5ª Compañía-Coria, han realizado dos actuaciones contra el tráfico y cultivo de drogas, una de ellas en un establecimiento situado en la población cacereña de Moraleja, dedicado a la venta de abonos y semillas de marihuana, llevando a cabo la detención del titular del mismo, y la otra en la localidad de Riolobos, donde también ha sido detenida otra persona, a la que le fueron aprehendidas 21 plantas de marihuana en dos plantaciones.

La primera de las actuaciones que tuvo lugar en un establecimiento dedicado a la venta de abono y semillas de marihuana, situado en la localidad de Moraleja, tras la inspección llevada a cabo en el mismo, se detecta un fuerte olor a marihuana proveniente de varias estanterías situadas en su interior, localizando varios recipientes, los cuales contenían en su interior cogollos de diferentes tipos genéticas cannábicas, estando prohibida su venta y sólo siendo posible su adquisición en el mercado negro.

Continuando con la inspección, se localizó igualmente una máquina para la fabricación de hachís con las hojas de la marihuana, manifestando el titular del establecimiento, que la misma se la presta a sus clientes, facilitando con ello la fabricación de productos estupefacientes.

Anuncios
Anuncios

Finalmente la Guardia Civil procedió a la detención del titular del establecimiento, un varón de 33 años, como supuesto autor de un delito contra la salud pública, en su modalidad de tráfico de drogas.

La segunda de las actuaciones tuvo lugar en el término municipal de Riolobos, como resultado de una investigación sobre un vecino de la misma localidad, el cual, pudiera dedicarse al cultivo de marihuana.

Como resultado de la investigación, los agentes del Equipo ROCA, detectan junta a la rivera de un arroyo, dos plantaciones provistas de una instalación de riego por goteo, siendo localizadas 12 y 9 plantas de marihuana de grandes dimensiones, las cuales se encontraban ocultas entre zarzales, con muy difícil acceso, siendo mediante túneles ocultos por la vegetación de la zona, provisto además de cámaras de foto-trampeo, que hacían las labores de vigilancia.

El propietario de ambas plantaciones, fue sorprendido cuando intentaba acceder a las parcelas donde se encontraban, manifestando a los agentes que eran de su propiedad.

La Guardia Civil procedió entonces a su detención, resultando ser un varón de 43 años, como supuesto autor de un delito contra la salud pública, por el cultivo o elaboración de sustancias estupefacientes.

Los dos detenidos, fueron puestos a disposición del titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Guardia de Coria, quedando ambos en libertad con cargos, a la espera de juicio.

La Guardia Civil ha informado de que va a continuar vigilante en la erradicación de este tipo de plantaciones que pudieran existir por toda la geografía cacereña, con el objeto de evitar que el producto de las mismas llegue al mercado negro y sea distribuida en las zonas de ocio entre los más jóvenes.


Galería de imágenes