•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Agentes de la Guardia Civil pertenecientes al Puesto de Ahigal (Cáceres), han realizado una operación contra el tráfico y cultivo de drogas en la que se ha desmantelado una plantación interior de marihuana, y se ha llevado a cabo la detención de 3 personas y la aprehensión de 382 plantas de marihuana que se encontraban en fase de crecimiento en el interior de una vivienda situada en la localidad cacereña de Guijo de Granadilla. A los detenidos se les atribuyen los presuntos delitos de tráfico de drogas y de defraudación de fluido eléctrico.

Los agentes iniciaron las gestiones de investigación sobre una vivienda situada en una urbanización de la localidad cacereña de Guijo de Granadilla, al considerar que existían sospechas fundadas de que en ella se pudiera estar cometiendo un delito contra la salud pública, por cultivo o elaboración de drogas, y otro de defraudación de fluido eléctrico.

Tras varios meses de investigación, se procedió a solicitar la correspondiente autorización judicial para llevar a cabo un registro en el domicilio objeto de sospecha, después de que la actividad operativa desplegada por los agentes hubiera permitido obtener los indicios racionales suficientes para creer que en el mismo se estuvieran cometiendo los delitos investigados.

Anuncios
Anuncios

De este modo, y bajo la denominación de “Operación Tarnita” se llevó a cabo la fase de explotación de esta operación, en la que se practicó un registro domiciliario en la vivienda que permitió confirmar la presunta actividad delictiva, al hallar los agentes en el sótano de la casa, una instalación perfectamente acondicionada y en funcionamiento, para la producción intensiva de plantas de marihuana. Los agentes además constataron que la misma disponía de un sistema eléctrico que se encontraba conectado ilegalmente a la red de suministro, para responder de manera gratuita, a la exigente demanda de electricidad que este tipo de cultivos requiere.

Una vez finalizado el registro fueron intervenidas un total de 382 plantas de marihuana, que se encontraban en estado de crecimiento, así como numerosos objetos utilizados en el cultivo y producción de la droga, tales como lámparas de alto voltaje, transformadores de luz, filtros de carbono, medidores digitales de temperatura y humedad, extractores, ventiladores, bombas de agua y productos para el tratamiento y desarrollo de las plantas. Los agentes procedieron al desmantelamiento de la instalación eléctrica existente para cometer la defraudación del fluido eléctrico.

Por todo ello, la Guardia Civil ha detenido a dos varones de 21 y 17 años de edad, así como a una mujer de 21 años de edad, vecinos de Plasencia, como presuntos responsables de un delito contra la salud pública, por cultivo o elaboración de drogas, y otro de defraudación de fluido eléctrico por la conexión ilegal a la red de suministro eléctrico.

Finalmente, y tras la instrucción de las diligencias policiales correspondientes, los detenidos, junto con la droga y el resto de efectos intervenidos, han sido puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción N.º 1 de Plasencia, así como de la Fiscalía de Menores con sede en Cáceres. Cabe destacar que esta actuación se enmarca dentro de la conocida como “Operación Miller”, desarrollada a nivel nacional para la erradicación del cultivo ilegal de la planta de cannabis.


Galería de imágenes