La Guardia Civil,  en la denominada operación “Beritta”, ha desarticulado un grupo criminal responsable de una decena de robos perpetrados en estaciones de servicios, estancos, restaurante, naves de transporte y parcelas de la provincia de Badajoz.

La operación se inició a finales del pasado mes de febrero tras los numerosos robos denunciados, donde se procedía de la misma manera, con ruptura violenta con mazas de los accesos, utilizando los vehículos sustraídos. Según ha informado la Guardia Civil, los detenidos no dudaban en emplear la intimidación, como hicieron en la estación de servicios de Villafranca de los Barros, donde accedieron ocultando sus rostros y amenazaron e intimidaron con una pistola a los empleados. En este establecimiento forzaron las máquinas recreativas y registradoras y se apoderaron del dinero.

Las pruebas periciales obtenida, el análisis de las imágenes y la investigación desarrollada por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Badajoz, revelaron a los agentes la existencia de un grupo criminal que operaba desde el municipio pacense de Almendralejo. El grupo estaba especializado en el robo de turismos que sustraían con gran facilidad y que utilizaban para desplazarse a los establecimientos previamente seleccionados. Una vez en el lugar rompían violentamente las puertas de acceso, sustraían el botín y huían del lugar.

Anuncios
Anuncios

Dentro de los dispositivos de vigilancia, el pasado miércoles 17 de marzo, se les localizó y detuvo en el municipio de Alange cuando se disponían a recoger uno de los vehículos sustraídos. En su interior llevaban parte del material procedente de los robos, dos pistolas simuladas, vestimenta para ocultar sus rostros, guantes, teléfonos móviles y herramientas empleadas en la comisión de los delitos.

Con el análisis de los objetos intervenidos y las pruebas periciales e incriminatorias, a los ahora detenidos se les instruyeron diligencias por su implicación en la sustracción de vehículos, robos perpetrados en estancos, estaciones de servicios, un hotel restaurante, naves de transporte y parcelas de los municipios pacenses de Ribera del Fresno, Aldea de Retamal, Monesterio, Villafranca de los Barros, San Pedro de Mérida, Santa Marta de los Barros, Guareña y Gévora. Todos los hechos han sido perpetrados entre el 26 de febrero  y hasta el día de su detención.

La operación aún continúa abierta para tratar de localizar y detener a posibles colaboradores de la banda. De hecho, la Guardia Civil aún coordina la investigación junto con Policía Nacional de Badajoz y de Almendralejo, así como con Policías Locales de diferentes municipios de esta provincia, por lo que no descarta el esclarecimiento de otros delitos que pudieran haber llevado a cabo. Las diligencias, junto con los detenidos, a los que les constan numerosos antecedentes por hechos similares, han sido puestas a disposición del Juzgado de Instrucción número 5 de Mérida, y la autoridad judicial ha decretado el ingreso en prisión de los cuatro integrantes del grupo.


Galería de imágenes